Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 29 de enero de 2009

De lo cara que está hoy la esperanza




















(fotografía de Gervasio Sánchez: Premio Ortega y Gasset)




Los días van poniendo más cara la esperanza.
Su valor se dispara en todos los mercados
y se hace más difícil llevarla hasta la mesa,
junto a un plato caliente de sopa, si hace frío.

Aunque cada mañana me voy hasta la plaza
con la sana intención de hacerme con su sueño,
el tráfico, las prisas, la realidad ardiente,
la van volviendo oscura y poco masticable.

Sin embargo, lo intento con tesón cada día,
pues sé que si nos falta de la dieta diaria
la noche habrá alcanzado los últimos rincones.

Y quiero que mis hijas, y los hijos de éstas,
conozcan su sabor sin falsos aditivos.
Cuando nadie me ve, la siso de mi infancia.

4 comentarios:

  1. Precioso tu soneto y tus intenciones. El final me ha gustado especialmente.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Luisa, como siempre, muchas gracias por asomarte a este rincón y dejar tu palabra. Gracias, también, por tus generosas opiniones hacia mis versos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ya conocía la magnífica foto de Gervasio que dice mucho más que lo que enseña.

    El soneto dicho con la sencillez de siempre pero con esa carga de profundidad que solo se halla en las cosas cercanas que nos afectan.

    Yo creo que es fundamental esta labor de aguantar con las manos y la palabra la esperanza, sobre todo cuando el clima se torna inclemente.

    Un abrazo, Antonio

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de aucerdo con tu opinión sobre la foto de Gervasio Sánchez. Por lo demás, ahí andamos, como se dice vulgarmente, "aguantando el tirón".

    Gracias por la visita. Y un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar