Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 13 de enero de 2009

He vuelto a escribir cartas nuevamente

He vuelto a escribir cartas, nuevamente,
que ahora entregan palomas internautas.
Abro mis manos, que es como ir de vuelo
acercando mi voz a la distancia,
y hago inventario de mis voluntades,
recapitulo sueños y esperanzas,
y deposito así, sobre la nieve
que me ofrece el cristal de la pantalla,
una parte de mí, lo cotidiano,
atado a las palabras.
Mis dedos, al volar sobre el teclado,
van dejando retazos de mi alma
y al hacerlo me acerco a los amigos,
les cuento lo que pasa,
y me intereso, al tiempo, por sus cosas:
por los versos que escriben, por las brasas
con que alimentan de calor sus vidas;
por lo que les conmueve y los exalta,
por su felicidad…
Escribo cartas
después de mucho tiempo de pereza,
de puntos suspensivos, de campanas
que fui enmudeciendo con silencio
porque un buzón estaba
o lejos o a destiempo, y sucedía
que nunca franqueaba
ni abrazos amicales ni inquietudes
por lo que en la distancia se fraguaba.
Hoy escribo de nuevo a los amigos.
Los amigos me escriben: se acompañan
sus vidas y mi vida en la corriente
cercana y afectiva de las cartas,
y cuando abro el buzón de mi escritorio
revivo una impaciencia ya olvidada.
He vuelto a escribir cartas, nuevamente,
que ahora entregan palomas internautas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario