Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

lunes, 19 de enero de 2009

¿Nos queda la esperanza?

No sé cómo calificar a las declaraciones del Sr. Olmert, Primer Ministro de Israel, “lamentando profundamente” la matanza de civiles palestinos. Estas manifestaciones resultarían cómicas, de no ser el asunto, como es, tan trágico, absurdo y doloroso. Y me pregunto: ¿aparte de una más que previsible rentabilidad electoral, qué se ha conseguido con esta irracional ofensiva? ¿Acaso, el Sr. Olmert, cree que después de la masacre producida, la paz está más cerca? ¿Que los muertos, el dolor, y, en consecuencia, el incremento de la miseria, infligidos en estos días por el ejército Israelí, van a tener efectos positivos para el fin del conflicto?

Por desgracia, el radicalismo existente en ambos lados de las partes implicadas, continuará más vivo que nunca, y la espiral de violencia hoy, mañana, pasado… sumando víctimas inocentes. Mientras tanto, las voces —que también las hay— que a un lado y a otro claman por una solución pacífica, continuarán predicando en el desierto; la comunidad internacional, haciendo con que hace; y los señores de la guerra, enriqueciéndose día a día.

A colación de todo esto, me viene a la cabeza una viñeta de “El Roto”, titulada A.C., en la cual se ve a una vieja, en medio de un paisaje vacío, con unas montañas oscuras al fondo, reflexionando: “¡Que el mundo esté como está en pleno siglo veintiuno antes de Cristo!”

Y es que, quizá y por desgracia, esto del hombre no tenga remedio, por mucho que algunos ilusos aún mantengamos, a pesar de todo, la esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario