Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 6 de febrero de 2009

INVENTARIO (dicho sea con cierta ironía)

AQUEL muerto dejó
linaje, ése
deudas a la familia, este otro
dicen que dio plantón al presidente
de una gran compañía
poniendo por excusa una cirrosis.
Los que callan debajo de esas lápidas
cantaron muchas tardes
apurando unos vinos,
no tuvieron dos duros ni reparos
en asumir que el mundo estaba hecho
para otros, mas siempre
mantuvieron la llama de la risa
como única heredad.
Se despidieron juntos de la vida
el año que avanzó la filoxera.

En aquel mausoleo tan pomposo
dicen que están los restos
de una pareja noble, unos marqueses.
Se duda de su eterno descanso, pues en vida
siempre anduvieron prestos a la gresca:
ella, con mil amantes; él, con otras
a las que mantenía con tal lujo
que fue causa final de su ruina.

Allá descansa un músico. Curioso,
que acudan a cantarle los gorriones
cada mañana, o que el viento silbe
en si menor, si barre su inscripción.

Hay frailes, magistrados,
notables militares y canónigos,
hijos ilustres, parias, hombres de bien...
pasado.

Mas todos tienen en común que han muerto
y en este archivo universal aguardan,
desde la misma nada,
el cierre de un balance que no cesa,
y que reduce a cero cualquier cifra.

6 comentarios:

  1. Estimadísimo amigo Antonio.

    Tarde, pero por fin he llegado a este pedazo rincón que has montado para regalarnos unos buenos ratos de café y tertulia, con la excusa de tu excelente poesía.

    Nunca piso los blogs, ni siquiera el mío, así que espero que no me ríñas por no haber venido por aquí antes, aunque prometo darme una vueltecita bastante amenudo.

    ... no me enrollo más, se supone que tendría que comentarte este pedazo poema que nos lleva de paseo por cualquier cementerio. Dicen que no hay fantasmas en los cementerios, pero veo que tu te los has encontrado a todos con ganas de charla y te han susurrado sus secretos. Pedazo poema, maeztro, genial toque de originalidad. No esperaba menos.

    Voy a darme un paseito por los demás y te iré contando.

    Un abrazo de tu amiga aladetres.

    ResponderEliminar
  2. Cómo me gusta esta poesía de lo cotidiano, con tintes de humor o fina ironía. Lo bordas, Antonio.

    Aquí encuentro paz para mis letras, que siempre andan las pobres muy alteradas.

    Me fijo maeztro.

    ¡Qué lujo que hayas preparado esta salita de estar!

    ResponderEliminar
  3. Amiga "Vocal Aladetres", me alegra su visita, y ver que este rinconcito pueda servir de punto de encuentro de antiguos amigos, más ahora, que parece ser que Poesía.com vuelve también a abrir sus puertas (supongo que habréis recibido correo al respecto).

    Es evidente que pisas poco los blogs (por lo menos el tuyo, pelín atrasado como he podido ver).

    En cuanto a tu opinión respecto al poema, generosa, como siempre: más sustentada en una complicidad amiga que en un verdadero sentido crítico del poema en sí mismo. Sea como fuere, es un placer poder estar de nuevo tecleando palabras para amigos, y, así, si este rincón lo posibilita, sea bienvenido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Luisa, lo cierto es que este poema es una muestra de la frustración de un libro inconcluso (al menos de momento) que iba a llamarse "De Túmulos y tálamos", en el que pretendía abordar los temas de la muerte y del amor, sobre todo, con ironía y sentido del humor..., pero, al final, los textos no iban saliendo como yo quería y las muchas dudas lo fueron dejando arrinconado.

    Como siempre, gracias por la visita. ¿Otro cafetito?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado la fina ironía con que cuentas una verdad. Es la primera vez que entro en tu blog pero volveré. Además como veo que hay café ¿ Y pastas?. Saludos. milagros

    ResponderEliminar
  6. Milagros, gracias por la visita y bienvenida. Celebro que te resulte agradable este rincón, así como el poema. La cafetera siempre está encendida; y sí, también hay pastas y demás bollería...

    Saludos.

    ResponderEliminar