Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 19 de febrero de 2009

Sonetos de París (2)




“Estamos en París y nos amamos”
,
solté en endecasílabo correcto.
Y tú, burlona, y en francés perfecto,
dijiste: “¡Mon poète!” Y nos besamos.

Y ese beso feliz que demoramos
definía el sentido de un proyecto
donde el amor ejerce de arquitecto
y en el que con pasión nos esforzamos.

Así París, idílico escenario
del amor renovado y necesario,
resumía el sentir de nuestro empeño:

dos orillas unidas por los puentes,
la armonía y el tiempo convergentes,
y, en lo fugaz lo eterno, como sueño.

13 comentarios:

  1. París, da para muchos sonetos (uno para cada plaza por lo menos :-) ), y eso esperamos porque desde luego, estos tuyos son estupendos.

    Está claro que se pretende dar solo unas pinceladas del escenario para poner en primer plano ese otro paisaje sentimental que recorre el poema en todas sus líneas.

    Yo diría (por decir; claro), que encuentro el segundo cuarteto de este soneto un poco más desdibujado. Del otro, me resulta el final algo forzado (aunque precioso el contrapunto realidad/sueño). Pero sean estos subrrayados más por cuestiones de preferencia personal (los finales en agudo, yo que sé... nooo...), que no por una causa específica.

    Ciertamente, en mi memoria aún reverbera aquel otro tuyo de Compostela (visitada, por cierto, no hace mucho) de una belleza excepcional y supongo que todo poema necesita ser repetido y rumiado con tranquilidad para ir rescatando matices.

    Gracias por tus ánimos que he sentido como un brazo por el hombro.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Antonio, a tu vuelta de París, a ver si encuentras un hueco y te pasas por mi cuaderno, que hay algo esperándote.

    Un saludo, poète.

    ResponderEliminar
  3. Los matices sobre la forma ya te los ha dado Manolotel, luego nada que objetar. Yo alumna, leo en un lado, luego en el otro y aprendo.

    En cuanto al fondo me parece una feliz idea hablar de sitios o monumentos mezclándolos con los sentimientos y las sensaciones del momento en que se visitaron.

    Y me he quedado con una sonrisa de oreja a oreja al leer, era como si estuviese ejerciendo de mirona en un acto íntimo y precioso.

    Besote, Antonio.

    ResponderEliminar
  4. Muy bellos estos sonetos a París. Sin duda la ciudad te inspira. Te felcito

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Estimado Manolotel:

    Como lo de escribir un poema, como bien sabes, no está siempre a mano cuando uno quiere, estoy tirando de estos sonetos de París, que ya tienen algún tiempo, y que, muy posiblemente, necesitarían un buen repaso. A mí, en particular, lo de los finales en agudo no me hace daño, y, de hecho, aunque no muchas veces, sí lo empleo de cuando en cuando.

    Otra cosa: volviendo la vista atrás, también yo recuerdo aquel "Abril en Compostela" que colgué en su día, y en torno al cual hubo una activa participación, ya que el verso final de la primera versión no acababa de convencerme. En fin, aquel soneto, junto a otros tantos, descansa sobre papel bien mullidito en alguno de mis cajones.

    En cuanto a los ánimos, se agradece el agradecimiento, pero piensa que es una cuestión puramente egoísta, pues, si yo disfruto, como lo hago, con tus poemas, ¿por qué he de esperar de mes en mes para apreciar su delicado buqué?

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  6. Don Antonio, muchas gracias por la mención, por cuanto significa de buenas vibraciones, afectos y amistades, aunque éstas sean a distancia y a través sólo de la palabra escrita. Aunque, nunca se sabe, igual cualquier día coincidimos aquí o allá, compartiendo verbo y, a ser posible, más que penumbra, vino.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Luisa, ay que ver cómo eres: ¡Con lo larga que es la peli, y te fijas sólo en la escenita de marras! (muñecos con risa, porfa.)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Rosario, gracias por la visita. Ojalá mis versos fueran capaces de captar esa capital con la grandiosidad que en cualquiera de sus rincones manifiesta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Qué soneto tal fresco y bueno. Me gusta mucho.
    Visitaré más veces tu blog.

    ResponderEliminar
  10. Paris, siempre inspirara bellas obras, como estos dos sonetos que compartes. Un gusto leerte, te dejo un beso, cuidate.

    ResponderEliminar
  11. Hola!!!Te invito a participar de un nuevo espacio, seria un gusto tenerte entre los usuarios y/o entre los comentaristas,
    intentamos crearlo en comunidad de escritores(POESIAS, CUENTOS, ETC).
    la direccion es http://poetasanonimossa.blogspot.com
    en la pagina esta como registrarte para poder publicar, espero tu respuesta, muchas gracias.
    El mail por cualquier duda es poetasanonimossa@ymail.com.

    P.D:Si te gusto la idea puedes invitar a mas escritores a sumarse, Gracias nuevamente.


    Poetas Anónimos

    ResponderEliminar
  12. Ángeles: Gracias por la visita y por tus palabras. Siempre serás bienvenida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Poetiza: Sin duda, París, es una ciudad que se presta a ser cantada. Más, si se visita en compañía de la persona amada.

    Gracias por leer y estár ahí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar