Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 17 de marzo de 2009

¿Habéis visto mi voz?



¿Habéis visto mi voz?
Aunque la busco debajo de las piedras,
por los rincones de mi casa,
entre los versos que dejé olvidados
alguna vez al borde
de toda mi tristeza,
no la encuentro. La busco
en los viejos cuadernos que pueblan mis cajones,
en algún libro herido de nostalgia,
y en la pantalla del ordenador.

Y no la encuentro.

A veces la persigo en unos versos
que otro me pone a tiro,
la presiento
en un viejo soneto o en el aire
que alguien iluminó con luz verbal.
Pero mi voz,
la que he buscado siempre, la que creo
que debe de ser mía,
no aparece. No responde. No existe.
Y yo hilvano en la noche
los pliegues de mi alma con más versos.

(Aún hay quien asegura
que mi voz se marchó con las jirafas.)

16 comentarios:

  1. El que escribe poesía constantemente pierde y trata de encontrar su voz. No te alarmes, en tus versos yo sí la veo. Pero, habiéndote leído, intuyo que éste es otro producto más de tu búsqueda entre las jirafas. ¡Qué imagen más hermosa!

    Laura

    ResponderEliminar
  2. No se si tú encontrarás tu voz, pero es inconfundible en tus poemas.

    Manolo

    ResponderEliminar
  3. Pues yo la oigo y es fuerte y potente, clara y amable. ¿ No será que tienes cerca demasiado ruido?.ja, ja, ja. Un abvrazo. milagros

    ResponderEliminar
  4. Coincido con Laura. La voz a lo largo del camino unas veces está más presente que otras o con más energía que otras. Pero está...

    Lo demuestras en cada poema.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Antonio.
    Yo sí la he visto, está aquí, en este poema. Esa es tu voz. A no ser que te refieras a otra inflexión de la misma, porque tenemos muchas "voces".
    Mi forma de escribir es muy regular, tirando a mala, pero siempre que me leo me reconozco. No escribo así a propósito de nada, sólo es que así es como me sale. Me gustaría tener un nivel similar al de mis admirados maestros, pero no lo tengo, y no lo tengo porque no estoy a esa altura. No quiero cambiar mi voz, pero si quisiera hacerlo primero me tendría que cambiar a mí mismo.
    Me gustaría saber que son para tí las jirafas, qué simbolizan.

    Un saludo, poeta.

    ResponderEliminar
  6. Laura, supongo que uno sigue escribiendo porque busca ese poema nunca escrito, y una voz única, que intuye y se le escapa. Yo, cuando leo 40 años (que se dice pronto) de versos escritos, veo mi voz dispersa y muy lejos de esos otros autores que admiro (no hace falta que sean de renombre) y en los que distingo una unidad y voz que ya quisiera para mí. Por ahí, un poco, iba la génesis de este poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Manolo, acaso sea yo el que, efectivamente, no acabe de verla; quizá porque "entre lo que vislumbro y lo que digo/... está la verdadera dimensión del mar", que dejaba dicho hace algunos días.

    En cualquier caso, anima saber que hay lectores al otro lado de esta ventana que puedan ver voz (y no sólo ecos) en las líneas que muestro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Milagros: ¡Ah, el ruido! ¡Enemigo terrible de estos tiempos! "Al iguali" tienes razón y ésa es la causa... jejeje... Gracias por tu visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Luisa, de acuerdo, "la voz está". Pero... [volvamos a Gila] ¿cómo está? ¡to rota, to por los suelos, del año la pera...! ¡Claro, que tampoco la vimos bien, porque dijimos: ¿'Qué voz es ésta'? 'Grecia' 'De nada'... Y otra vez 'a escribir'..."

    Bueno, bromas aparte, 'los tiros' van por la respuesta que he dejado a Laura. Quizá el único motor que nos haga (me haga, al menos) seguir intentándolo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Don Antonio:

    Seguramente el quid de la cuestión esté en aquellos versos de nuestro tocayo Machado, pararse a distinguir las voces de los ecos. Yo, escucho demasiados ecos en mis versos, más veces de las que quisiera. Aún así, continuamos.

    La imagen de las jirafas, tiene su origen en el hecho de que la manera de comunicarse entre ellas sea a través de infrasonidos, inapreciables al oído humano, de ahí que se considere vulgarmente que "no tienen voz". Dicho así, ahora que lo escribo, el poema pierde... jejeje...

    Gracia, siempre, por tus jugosas palabras.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. ...Y ellas la protegen, de ahí su estado de alerta.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Me identifico totalmente con este poema y con muchos otros, quizás porque en ese buscar la voz propia, tantas veces "sólo" encontramos la voz propia y no esa otra voz que nos llega en cualquier poema admirable y reconocemos distinta y acaso especial por como nos conmueve.

    Yo creo, pero no estoy seguro, que también estas voces propias que a nosotros nos suenan "naturales" y a veces nos parecen repetidas, hay algo que las hace irrepetibles y hermosas. Dudamos de su permanencia pero ahí estan dando noticia de LA POESIA con mayusculas, que nada tiene que ver con los exitos editoriales.

    Pero, con toda seguridad, y, si los editores no son tontos, tu voz se ha de oir fuerte y clara más temprano que tarde. Y yo sentiré ese libro tuyo futuro como si fuera mío (igual que me ha pasado con este poema) y me sentiré orgulloso de haber recorrido unos kilómetros de camino literario en tu compañía.

    Un abrazo ya sabes cuanto.

    ResponderEliminar
  13. Don Antonio Ruiz, tras disculparme por este retraso en responder a su entrada, agradecerte la visita a este rincón que puedes considerar tu casa.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  14. Estimado amigo Manolotel:

    Tus palabras me abruman y su excesivo elogio sólo puede ser debido a la generosidad de quien así se expresa. Es cierto que hay poemas con los que particularmente nos identificamos. A mí también me pasa con muchos de los tuyos: supongo que hay experiencias que aunque no se hayan compartido "in situ" no dejan de ser comunes, creando una sensibilidad que puede ser perfectamente compartida a pesar de la distancia.

    En cuanto a lo que apuntas respecto a los factores editoriales, yo creo que para quienes escribimos sin otro ánimo que el de expansionar mente y encontrar respuestas a nuestras pequeñas (o grandes) interrogantes, no deja de ser algo secundario y que, conforme se cumplen años, interesa cada vez menos. Además, ahora con estas nuevas ventanas al mundo, podemos sentirnos menos aislados.

    Por supuesto, disculpa también tú el retraso de esta respuesta.

    En la amistad.

    ResponderEliminar
  15. antonio
    me gusta la búsqueda de esta poesía
    todos tenés varias voces dictadas por una sola
    y así construímos el puente hacia las jirafas silenciosas o las corras puro bullicio escribientes de nuestras vibraciones
    en ellas está la voz sin decirnos lo entre el "verbo y la penunbra"

    un poeta de mis tierras con quién compartí sus aprendizajes dice que un poeta escribe un solo libro en su vida que va desde el primer poeta garabateado hasta aquel que será el último...donde siempre están las voces de nuestrros días uno tras otro
    un gusto pasar por aquí
    cariños

    ResponderEliminar
  16. Estimada Mabel:

    En primer lugar, gracias por la visita y tu saludo. "Decir" y "decir con voz propia", es, posiblemente, una de las obsesiones más comunes entre los que escribimos, pintan, esculpen...; algo que no es fácil porque, a la postre, cada voz está formada de muchas voces y aún de más ecos (los de las voces que nos precedieron y de las que nos son coetáneas...) Quizá por eso mismo, continuemos escribiendo un día tras otro... Tiene razón tu amigo, aunque tal vez yo diese una vuelta de tuerca más al concepto para decir que "todo poeta escribe 'sólo' un poema", que no deja de ser de búsqueda continua hacia el poema perfecto e imposible.

    Un placer tu visita.

    En la amistad,

    Antonio

    ResponderEliminar