Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

lunes, 2 de marzo de 2009

Sonetos de París (y 4)


París será un recuerdo compartido,
una postal fijada en tu mirada,
un invierno en agosto, una balada
compuesta con amor correspondido.

París será un paisaje detenido
y nuestra sinfonía inacabada,
un sitio al que volver, dulce celada
donde caer y darse por vencido.

París será un lugar en la memoria.
Como ayer Praga, parte de la historia
que escribimos los dos al alimón.

Y habrá un París más íntimo y secreto
que siempre quedará, vivo y sujeto,
en la complicidad del corazón.

17 comentarios:

  1. ¡Qué belleza, Antonio!

    París se multiplica porque es una ciudad de sensaciones, una ciudad que cautiva al caminante y la ciudad única y perfecta que habita en el corazón de los amantes. Cada pareja tiene su pequeño París.

    Un abrazo
    Laura

    ResponderEliminar
  2. RECUERDO FIEL SENTIMIENTO
    QUE SIEMPRE QUE ACUDIMOS A EL
    AHI ESTA!!!
    EN NUESTRA MENTE
    PORQUE RECORDAR ES VOLVER A VIVIR
    UN BESAZO POETA
    LuNa

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito Antonio Sobre todo los últimos versos

    Y habrá un París más íntimo y secreto
    que siempre quedará, vivo y sujeto,
    en la complicidad del corazón.
    Felicidades. un abrazo. milagros

    ResponderEliminar
  4. Realmente hermoso y pleno de ternura.

    Saludos.
    Manolo

    ResponderEliminar
  5. MI ESTIMADO AMIGO
    PARA MI ES UN PLACER
    COMUNICARTE QUE HOY PUBLICARE
    UN PREMIO QUE ME ENCANTARIA
    COMPARTIR CON USTED
    MERECEDOR.....ES
    UN BESO INMENSO
    DESDE MI LUNITA
    LuNa

    ResponderEliminar
  6. Bellísimo, con la intimidad y la belleza compartida asomando por las esquinas de esa Paris que embruja.

    Me dirás como siempre que habrías tenido que hacerlo mejor porque es mejorable. No voy a discutir contigo :) Posiblemenne su forma sea mejorable pero ese fondo emana sensibilidad a raudales y por tanto no necesita ninguna mejora... ninguna, ninguna.

    Abrazo con beso.

    ResponderEliminar
  7. Un soneto precioso donde el paisaje interior see conjuga admirablemente con los sutiles matices del amor en la memoria.

    Paris para haberlo vivido, tan alejado en el espíritu de aquel otro también "con aguacero" de Vallejo pero con la misma sensibilidad profunda de las palabras cosidas al corazón.

    Como dice Luisa, es imposible mejorarlo.

    Un gran abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  8. Estimada Laura, ya ves, tanta palabra y ya se dijo perfectamente, y en cuatro, en Casablanca: "Siempre nos quedará París", que, si lo pienso, habría de ser la cita que debería llevar esta serie. Y es cierto, cada pareja guarda de una manera íntima y secreta su experiencia (en este caso de París).

    Gracias por estar ahí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Estimada Luna:

    Gracias por tu visita y por esa mención que compartes con este rinconcito y que es una muestra más de la voluntad de amistad a través de la red. Muchas gracias. En cuanto tenga un hueco procuraré colgarlo en un lugar que se vea bien.

    Oye, por último, una pequeña confidencia: el "usted" me hace sentirme un poquito más mayor. ¿Vale un tuteo?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Milagros, una vez más, mi agradecimiento por tu visita. Coincido contigo y sí me parece que el último terceto resume con aceptable acierto lo que, en resumen, quería reflejar en esta serie de sonetos de París.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Don Manuel Jiménez:

    Gracias por la visita y el tiempo dedicado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Estimada Luisa:

    Te confieso que ya echaba en falta tu tarjeta de visita. Me decía: "A Luisa no ha debido de gustarle este último soneto, y prefiere no decir ni sí ni no." Me alegro de estar equivocado porque, en esta ocasión, no te voy a decir nada de lo que dices: creo que de los cuatro, el tercero y éste son, quizá, los que más se aproximen a lo que quería expresar y no pienso que haya que tocar gran cosa. Sí te confieso que el último terceto tiene unas cuantas versiones hasta que di con la última, pero, bueno, eso es parte del oficio.

    Una vez más, gracias por tu atención y, sobre todo, por tu afecto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Amigo Manolotel:

    Es un placer compartir este café virtual contigo y aprender con tus enseñanzas. Para resumir, en torno al "paisaje" de estos versos, debería volver a la cita de Casablanca. Muchas veces, nos empeñamos en buscar palabras y las más sencillas son las que más contenido guardan. También a mí (a mí y a mi esposa), siempre nos quedará París. A mi modo, pretendí dejarlo reflejado en su día. Salieron estos versos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Paris es uno de esos sitios al que a uno siempre le apetece volver, y volver con alguien especial. Yo he prometido a mi "churri" llevarle a Paris o a Roma... no sé, ya veremos y hablaremos, ya te contará.

    Bueno, pues a tu blog le pasa lo que a Paris, que siempre le apetece a una volver. Me llama la atención la música y la aparente, solo aparente, sencillez de tu poesía. Es como un cuadro bien pintado, de pincelada limpia y precisa.

    Me gusta, amigo, gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar
  15. Querida amiga vocal:

    En primer lugar, mis disculpas por el retraso en esta respuesta. como he dejado escrito por ahí, "un asunto médico familiar" me ha tenido alejado de este rinconcillo. Dicho esto, no te lo pienses más, y agárralo fuerte y "pa" París, o "pa" Roma (en este caso, asignatura que tengo pendiente). Además, ahora ya viene el buen tiempo. Con ello, no sólo ganaréis ambos con la experiencia, sino todos esos lectores que disfrutamos de los que "el churri" nos cuenta.

    Por lo demás, gracias una vez más por esa generosidad que siempre has mostrado para con mis versos, y que siempre me hace ruborizarme un poco.

    Gracias a ti por leer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Chèr Antoine,

    ton sonet...

    ¡c'est magnifique!

    Au revoir,

    AMADEUS

    ResponderEliminar
  17. Don Amadeus:

    merci beaucoup.

    Dans l'amitié.

    Antoine.

    ResponderEliminar