Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 3 de abril de 2009

Buen lugar de descanso


Un gran amigo, Alfredo J. Ramos (viejo conocido de los viejos conocidos de Poesía.com, aunque no diré más), acaba de abrir un buen lugar donde hacer un alto en el camino y disfrutar de excelentes manjares (por supuesto poéticos, pero también de otras índoles) que sin duda habrá de ir incorporando a los menús de su refectorium. El establecimiento de marras, no puede tener nombre más sugerente y prometedor, La posada del Sol de Medianoche.

Desde aquí, invito a todos los que puedan asomarse a esta bitácora a visitar tan cálida y acogedora posada, en la seguridad de que nadie se verá defraudado.

6 comentarios:

  1. ¿Empieza por Mald....? (joé, me hace falta un muñequito con ceño fruncido entre pícaro y dubitativo) Ummmmmmmmm se me borró el mensaje que le escribí anoche, donde se lo preguntaba, brrrr luego intentaré dejarle de nuevo el comentario.

    ¡esto promete!

    Gracias Antonio!

    ResponderEliminar
  2. Luisa:

    Mmmmmm.... no diré más... (echalé un guiño).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Antonio. He visitado la posada de Alfredo y te agradezco el empujón que me has dado para entrar.

    Un abrazo.
    Laura

    ResponderEliminar
  4. Laura, es lo bueno que tienen las nuevas tecnologías: entre otras cosas, la facilidad para tender puentes y conocer sitios nuevos. Espero que disfrutes gratas estancias en esta posada. Conociendo, como conozco, al posadero no podemos esperar sino excelente trato y deliciosos manjares.

    Un abrazo,

    Antonio

    ResponderEliminar
  5. magnífico blog...

    gracias por cuidar esta Cultura...

    ResponderEliminar
  6. JuanR, gracias por la visita y el comentario. Tanto en este Verbo y Penumbra, como, seguro, en La posada del sol de medianoche, tienes tu casa.

    Un saludo.

    ResponderEliminar