Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 19 de mayo de 2009

El pulso del poeta

Madura la palabra en el silencio
midiendo la tensión más adecuada,
lo mismo que la flecha en el reposo
de la cuerda del arco,
mientras alguien, mentalmente, calcula
elipses y distancias.

Como la flecha,
la palabra que sale del silencio,
a veces da en el blanco, a veces yerra.

Como el arquero,
así también el pulso del poeta.

9 comentarios:

  1. "Madura la palabra en el silencio
    midiendo la tensión más adecuada"

    nunca he sabido muy bien porque elegimos estas o aquellas palabras para expresarnos, pero sé que a veces se resume todo eligiendo las correctas.

    dos líneas preciosas.

    :D

    ResponderEliminar
  2. Hay un texto de Valente, a mitad de camino entre la gimnasia mental y el mantra liberador, que aproximadamente (cito de memoria) dice: «El cuerpo del arquero en posición de tiro es la mitad exacta del círculo completo que la flecha aún inmóvil ya ha engendrado...» Me parece que es una perspectiva que puede intensificar este apunte preciso sobre el pulso y el tino. Rica metáfora.

    ResponderEliminar
  3. Bastet, supongo que ahí (en la elección de las palabras correctas) está la diferencia entre el buen escritor y aquel que aún no ha alcanzado, digamos, el grado de tal entre las musas. Aunque, a la postre, buena parte del secreto a la hora de elegir está en el esfuerzo y el trabajo.

    Gracias por dejar tu tarjet de visita.

    ResponderEliminar
  4. Alfredo, el poema tiene ya unos cuantos años y, ahora que traes a colación el texto de Valente, me pregunto si no lo escribiría al rebufo de sus palabras; quizá inconscientemente, pero atraído por el imán poderoso de su voz. Ayer, revisando papeles, apareció y estimé oportuno el compartirlo.

    ResponderEliminar
  5. Todo el texto es una maravilla. Con ese paralelismo entre el arquero y el poeta logras trazar un disparo perfecto entre con las letras. Es un deleite.

    Un beso,
    Laura

    ResponderEliminar
  6. Pues si a veces hablamos con acierto y otras metemos la pata . Pero así somos todos. Ese es el consuelo. Y sobre todo los poetas tan sensiblese impulsivos. Un abrazo. milagros

    ResponderEliminar
  7. Laura, y Milagros:

    como siempre, mi gratitud por vuestras amables lecturas.

    Un abrazo a ambas.

    ResponderEliminar
  8. Llegu´´e casualmente a tu blog, me gusta lo que veo, entrar´´e mas veces a visitarte si me lo permites porque estoy segura que disfrutar´´e con el
    Un abrazo
    Stella

    ResponderEliminar
  9. Stella, bienvenida a este rincón de verbo y penumbra. Considérate en tu casa.

    Disculpa la demora en la respuesta, que no por retrasada es menos afectiva.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar