Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 26 de mayo de 2009

Por desgracia, más necrológicas

Aún con el sobresalto que nos han producido las muertes de Benedetti y de Ullán, un buen amigo me remite el siguiente enlace, OSEAS, en el que se da cuenta del fallecimiento de un poeta no tan conocido como los dos anteriores, pero, para algunos de los internautas habituales de foros y blogs, mucho más cercano, ya que compartió con nosotros buenos y gratos momentos literarios a través de la Red; sobre todo, en el foro tantas veces recordado de Poesía.com.

De aquella época, rascando en el disco duro del ordenador, he encontrado este divertido cocineto suyo:

ATASCABURRAS ( Mejorando lo presente )

Patatas lavadas, pero sin pelar,
se cuecen, se pelan y sobre un mortero
se van machacando con arte y salero
a las que unas tiras, tendreis que adjuntar,
de bacalao fino a medio desalar,
dos yemas de huevo, pimenton guerrero
y muy poco a poco, del aceitunero,
el liquido ambar que lo hará ligar.

Ajos machacados y muñeca fuerte,
que maje con pausa todo el ingrediente,
hasta hacerse un bolo, como de rodar.
Y sobre bandeja, con algo de suerte,
se quedara quieto. Luego hincarle el diente
y un laxante bueno para terminar.


Tras esta sucesión de nefastos aconteceres, deberíamos proponer al mes de Mayo como Mes non grato para la Poesía.

Rafael Valero, Oseas: descanse en paz

6 comentarios:

  1. Bien que me recuerdo de él. Que haya sido en paz su tránsito al otro lado del espejo.

    Gracias, Antonio, por dejárnoslo saber.

    Lily

    ResponderEliminar
  2. También yo lo recuerdo, con su zumba profética y su indisimulado asturianismo. Esa página a la que se refiere la necrológica, Los poemas de Oseas, contiene huellas bien precisas de aquella época. Y, en fin, Antonio, a ver si mayo acaba sin más sobresaltos.

    ResponderEliminar
  3. Lily y Alfredo: Como casi todos los caminos, estos de la Red también se entrecruzan y posibilitan encuentros impensados. Así fuimos a dar en un momento, algunos, a una misma encrucijada. Y, al cabo del tiempo, nos enteremos que uno de aquellos ya no volverá a cruzarse con nosotros. Queda su voz y el recuerdo de su retranca y, como dice Alfredo, asturianismo.

    Un abrazo a ambos.

    ResponderEliminar
  4. Que palo más grande, le consideraba mi amigo.

    A pesar de su poesía atormentada, con la que ganaba concursos, era un hombre alegre y divertido. Una vez superada la muerte de su esposa Elisa, a lo que le ayudó mucho la poesía y el foro de sonetos en el que todos nos conocimos (yo conocí el foro gracias a él), se dedicó a disfrutar de la vida como el que más. Recuerdo un frío día de abril del año 2001, nos encontramos en el parque del Retiro madrileño, y una gitana se empeñó en leerme la buenaventura; el bueno de Rafael pagó sin rechistar 2000 pesetas por la lectura de manos y otras 2000 por quitarme el mal de ojo...´ni una sola queja aunque,eso sí, exigió las debidas garantías. Un tiempo después encontré mi camino y él, siempre un caballero, se apartó prudente, para no molestar.

    Rafael, amigo, cuando me toque ir al otro lado, a ver si nos tomamos otro cafelito en el Retiro, o en cualquier parque que haya por allí arriba y me cuentas como te ha ido.

    Perdona amigo Antonio, si uso tu espacio para escribir estos pequeños recuerdos, es que no se me ocurre otro lugar más oportuno donde rendir mi pequeño homenaje.

    ResponderEliminar
  5. Buen poeta y buenos momentos los que pasamos con Rafael.

    Es triste ver como poco a poco se nos van marchando personas con las que, aunque fuese virtualmente, compartimos gratos momentos.

    Gracias, Antonio, por este recuerdo para Oseas.

    Descanse en paz.

    ResponderEliminar
  6. Vocal y Laura: en la última entrada del blog he dado cuenta de los motivos de mis silencio. Disculpad por el retraso en mi respuesta.

    Vocal: gracias, por compartir tus recuerdos de Rafael. No hace ninguna falta que pides perdón por utilizar este espacio para ello; bien al contrario, sabes que siempre está abierto para cuantos comentarios y aportaciones desees realizar.

    Aunque, como Luisa o Manolotel, yo no conocí a Rafael personalmente, durante los días en que compartimos "mesa y mantel" en el foro de Poesía.com, pude aproximarme a su personalidad y buen talante (si se me permite la expresión), mostrado, tanto en sus propios versos como en los comentarios y sugerencias aportados en los textos ajenos.

    No cabe duda de que, como bien dice Luisa, produce tristeza saber que ya no continuará con nosotros, aunque siempre nos quede su palabra y su memoria.

    Descanse en paz.

    ResponderEliminar