Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

sábado, 23 de mayo de 2009

¿Qué es poesía?

La pregunta, que ya se hacía en el s/ XIX Gustavo Adolfo Bécquer, continúa vigente en el alma de muchos poetas (o aspirantes a ello), sin que, por regla general, las respuestas dadas por unos y por otros sean unánimes. Y no es que éstas se diferencien en pequeños matices sino que, por lo común, suelen ser bien diferentes y hasta antagónicas.
Traigo esto a colación a raíz de las declaraciones de Antonio Gamoneda respecto a la poesía del recientemente fallecido, Mario Benedetti. Si sus palabras han sido fielmente recogidas por los medios de comunicación, lo que ha dicho Gamoneda es lo siguiente: "Era un ser admirable pero él utilizaba un lenguaje normalizado, el lenguaje de la comunicación coloquial que, aunque lo respeto muchísimo, no lo comparto.” Para continuar: "La palabra [meramente informativo?]* se puede encontrar en las columnas de periódicos, en televisión y hasta en los púlpitos, pero la poesía para mi es otra cosa, no es un pensamiento reflexivo ni discursivo."
Tales declaraciones han dado origen a una de esas batallas dialécticas que, de cuando en cuando, suelen darse en los cenáculos literarios entre partidarios de unos y defensores de otros. (¡Y yo que, en mi inmensa ingenuidad, pensé que estas cosas habían quedado olvidadas tras Lope, Góngora y Quevedo...!)
No entro a juzgar si las palabras de Gamoneda son o no oportunas; y, menos, si son o no atinadas y cargadas de razón. Creo, sin embargo, que la poesía puede estar en ese lenguaje normalizado, coloquial, discursivo, o en el hecho de dar forma a un pensamiento reflexivo. Y, que esto no es óbice para que, al mismo tiempo, pueda ser también consecuencia de una tensión máxima del lenguaje; y el resultado de una búsqueda ambigua del poeta, cuyo hallazgo sólo podrá venir dado por la capacidad de respuesta del poema mismo. Gamoneda viene a decir —dice– que respeta, pero no comparte, ese primer concepto de poesía. Y, al expresarlo, podría dar la impresión de que pone esa concepción de la poesía —digamos, intelectual— en un lugar por debajo de otro más excelso, o acaso místico, o espiritual (tal vez podrían añadirse otros calificativos más precisos y que escapan a la torpeza de mi pluma).
Me pregunto por qué no pueden estar ambos conceptos poéticos en un mismo plano, sin que uno —cualquiera de ellos— haya de estar obligatoriamente por encima —o debajo— del otro. Si a fin de cuentas el poema necesita de la participación del lector y éste encuentra respuestas en el espejo del poema en el que puede verse reflejado, ¿a qué, me pregunto, tanto guirigay y dogmatismo?
Yo, después de unos cuantos años intentando escribir poesía, sigo sin saber muy bien cómo definirla en realidad. Como tampoco sé con exactitud por qué comencé a escribir ni por qué sigo escribiendo. Pero una cosa tengo clara: como lector, participo de un concepto y de otro de poesía y disfruto de igual manera con la obra de Gamoneda o Valente, pongo por caso, y con las de Benedetti o Angel González, por ejemplo, sin pararme a pensar cuál de esas formas de expresión y búsqueda de la belleza es más auténtica, ya que, en ambos casos, considero que el poeta ha buscado la verdad en sus palabras. Y, a fin de cuentas, la verdad no es única.





* El "encorchetado" e interrogante son míos

6 comentarios:

  1. Siempre que me doy una vuelta por tu espacio, quedo metida en ese acierto de tu pensamiento, sea leyendo tu poesía, como este acertado comentario. ¿Sería feo me colgara de o que dices? porque me cuelgo estando de acuerdo en todo.
    Un placer siempre entrar por tus palabras.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  2. cielo claro:

    Gracias por tus palabras de adhesión y por hacerme ver que estas "botellas al mar" no acaban perdidas en la vorágine de las corrientes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Cuánta y cuánta polémica, querido amigo, y si es en un encuentro de poetas he visto incluso hasta subir el tono a este respecto.

    Para mí, poesía sólo es una cosa, lo que expresa la RAE en estas dos acepciones:

    Manifestación de la belleza o del sentimiento estético por medio de la palabra, en verso o en prosa.

    Idealidad, lirismo, cualidad que suscita un sentimiento hondo de belleza, manifiesta o no por medio del lenguaje.
    Son muchas las veces que leo poemas malos a rabiar y prosas plenas de poesía, y es mucha la gente que mientras rime perdón con corazón y el dolor con el amor, ya está convencida de que esribió o leyó poesía.

    Pero si vamos a los más entendidos no siempre lo tienen claro. Estoy convencido de que en esto, como en todo, en el término medio esta la medida, ni surrealismo a ultranza recargado de metáforas y palabras rebuscadas, ni Quevedo. Quedémosnos con lo que dice el diccionario con tal exactitud en tan pocas palabras. Luego ya discutiremos su estructura y las reglas del juego para conseguir ese buen poema que además de poesía se lee solo.

    Un gran abrazo, Antonio.

    Carlos

    ResponderEliminar
  4. Ya advertirás que se trata de un error del sistema. No sé por qué demonios se han de juntar los párrafos. Menos mal que lo escribí en cursiva.

    Saludos
    Carlos

    ResponderEliminar
  5. Amigo Carlos:

    En primer lugar, vayan mis disculpas por el retraso en esta respuesta, debido, como he dejado aclarado en una de las últimas entradas del blog, a una seria avería en mi ordenador que me ha obligado a cambiarlo.

    En segundo lugar, coincido plenamente con tu opinión respecto a la poesía, aunque su propia definición podría llevarnos a nuevos interrogantes, como, por ejemplo, a qué consideramos belleza.

    En cualquier caso, yo soy de los que opina que lo mejor es vivir y dejar vivir y que la Poesía es tan inaprensible que cuesta definirla con exactitud, a pesar del esfuerzo por hacerlo de los diccionarios. Además, también puede ser que lo que emocione a unos no lo haga con otros y no por eso ésta o aquélla deberá ser "más o menos poesía"...

    Gracias por la visita.

    Un abrazo,

    Antonio


    P.D.: Hablando de otra cosa, comentabas en alguna otra parte la posibilidad de vernos en algún momento, aprovechando tus viajes a Extremadura, ya que me situabas como miembro de esa Comunidad. Aunque de cerca, mi lugar de residencia, Talavera de la Reina, está en Castilla La Mancha, lo que en cualquier caso no sería impedimento, si te coge bien, para poder concretar un encuentro si se presenta la ocasión.

    ResponderEliminar
  6. He descubierto tu blog a través de "La acequia" y me está gustando mucho. Es muy interesante lo que escribes y lo que describes también. No soy poeta pero leo poesía desde hace algún tiempo. Parece que, a partir de cierto punto, no hay caminos perfectamente trazados, y lo normal es andar medianamente perdido, buscando y a veces encontrando. Lo digo a raíz de esta pequeña polémica sobre poesía. En fin, un placer haber encontrado tu blog.

    Un saludo

    ResponderEliminar