Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 1 de mayo de 2009

Romance de los Arribes del Duero


[Imagen del Duero - fotografía del autor del texto]


Durante unos días, he cambiado este rincón de Verbo y penumbra por la naturaleza abierta de Los Arribes del Duero (en Zamora) o Las Arribes del Duero, (en femenino, si nos situamos en geografía salmantina): un Parque natural a caballo entre Zamora, Salamanca y Portugal, marcado por los cañones formados por el propio discurrir del Duero hacía el país vecino, con el que forma una frontera natural. De esta visita, de la que vuelvo con los ojos repletos de colores y el alma respirando aún la paz de esos parajes salvajes donde sólo se escucha el latido propio de la naturaleza, dejo aquí constancia con un breve romance, escrito un poco a vuelapluma, y en el que pretendo reflejar mis primeras impresiones ante tanta belleza:


Jara, cantueso, retama,
matorral, y abajo El Duero.
En el espejo del agua
recorta el águila el vuelo.
Y en el silencio del campo,
que no llega a ser silencio,
se oye el canto de los mirlos
desdoblándose en el eco.
El viento transporta aromas
de lavanda y de romero,
de tomillo y de genista,
de hinojo, lirio y espliego.
Toda la naturaleza
armoniza ese concierto
con que cada primavera
la vida se suma al tiempo.
Por los cañones, el río
—que es un reptil verdinegro
con escamas plateadas—,
respira la luz muy quieto.
Y en la quietud de la tarde,
cuando el sol se va escondiendo,
el buitre y el alimoche
también se cuelgan del viento
y dejan sobre las aguas
—apenas breve reflejo—
su rúbrica circular
hecha con sombra y acecho.
Pronto llegará la noche
vistiendo su traje negro.
Será el momento del búho
y de la luna en el cielo.
Pero ahora, cuando el sol
quema sus últimos fuegos,
cuando sobre el horizonte
reaparecen los vencejos,
cuando todo, de repente,
multiplica su misterio
en el fulgor del crepúsculo,
nosotros, nos vamos yendo
con el corazón colmado
de este paraje perfecto:
Jara, cantueso, retama,
matorral, y abajo El Duero.


23 comentarios:

  1. Ha sido un placer leer este poema. Lleno de evocaciones, de imágenes, de olores, del sentido de la naturaleza que han desplegado poetas nacidos en España.

    Gracias, Antonio.
    Laura

    ResponderEliminar
  2. Precioso romance, como dice Laura, lleno de olores y colores de una Naturaleza que habla con el mas puro de los sonidos clásicos de la poesía en Lengua Castellana.

    Es ese tipo de poemas con los que los niños aprenden a recitar y empiezan a amar la poesía.

    Ayer nos reunimos para hacer Astronomía en la sierra, en pleno Parque de los Alcornocales donde también abundan águilas y buitres y hay lagunas maravillosas en las que abundan todo tipo de anfibios: tritones, sapos, salamandras...

    Aunque distinto paisaje, el aire que retrata tu poema tiene matices muy parecidos y la misma singular vivencia del contacto con estos agrestes parajes gaditanos.

    Un abrazo verde.

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito. Suena a romance de siempre. Al queaprendíamos en la escuela. Un abrazo. milagros

    ResponderEliminar
  4. No resistí la tentación de venir a leerte, leí un comentario tuyo y de tus palabras dejadas en ese, sentí debías escribir divinamente como te he leído. Ha sido un gusto muy grande pasearme por aquí, dejo mi comentario en este útlimo poema, pero he leído ya varios y me llevo ese exquisito sabor de una lectura con una lindísima voz poética.
    Mis felicitaciones.

    ResponderEliminar
  5. Laura, el poema se queda corto ante tanta belleza acumulada a lo largo de ese Duero serpenteante y sereno, camino del Atlántico. Gracias por la visita.

    Un abrazo,

    Antonio

    ResponderEliminar
  6. Querido Manolotel: gracias por tus palabras. Cuando quise expresar mis sensaciones ante el paisaje contemplado, me planteé hacerlo, en primer lugar, en un poema en verso libre, muy reconcentrado... (quizá también lo intente), pero pensé que la manera más "cercana" de tratar el asunto era con un romance en toda regla: de ahí, la monodia de la rima. El resultado, aunque, sinceramente, creo que se aproxima a lo vivido, no llega a dibujar la enorme belleza de esa naturaleza aún salvaje a la que, por suerte, aún no ha llegado el hombre con todo su poder de destrucción.

    Desde aquí, imagino esas reuniones astronómicas por tierras gaditanas, y me traslado, aunque sea en espíritu, para gozar en la contemplación del firmamento y la naturaleza.

    Un abrazo,

    Antonio

    ResponderEliminar
  7. Milagros, gracias por tu, siempre generosa, visita y el afecto de tus palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Cielo claro:

    Bienvenida a este "cuartito de estar" abierto siempre a nuevos visitantes. Gracias por tus generosas palabras, que van más allá del propio mérito de mis versos. Visitaré también tu blog y te comentaré.

    Un abrazo,

    Antonio

    ResponderEliminar
  9. El romance, tan acorde en forma y fondo con la tierra fronteriza que describe, dibuja con precisión el paisaje. Me ha gustado especialmente la forma en la que subrayas la callada sinfonía del atardecer, con su fuga de colores...

    ResponderEliminar
  10. Alfredo, bienvenido a este cuarto de estar entre penumbra. Hoy abierto a una naturaleza aún sin domesticar y de enorme belleza (la naturaleza, insisto; no el poema, que ahí no seré yo quien deba juzgar).

    Gracias por la visita y por tus palabras.

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno Antonio.
    Es como si ya hubiera estado allí gracias a ti.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Palabra invisible, soy yo quien te da las gracias por tu visibilidad y tu visita. Al margen de poemas, los Arribes es una zona muy interesante, que recomiendo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Preciosa la cadencia de tus versos. Un verdadero gusto leerte.

    ResponderEliminar
  14. que hermosos paisajes , espero un dia poder estar en ese lugar.

    ResponderEliminar
  15. salvadorpliego, gracias a ti por la visita. Bienvenido.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Diana-Chan, seguro de que te gustarían. El poema, por mucho que lo quiera, no recoge en toda su extensión la belleza que Los Arribes guardan.

    ResponderEliminar
  17. aquí llego desde el blog de Luisa y enhorabuena me puse a seguirte.
    Voy a volver si me lo permites
    es un encanto lo que escribes, te invito a mi laberinto cuando gustes

    ResponderEliminar
  18. ¿Sabes, Antonio? Siento un orgullo grande cuando te "descubren" desde mi blog (igual con Manolotel o con Alfredo ahora que ha creado su adosado con vistas)es un orgullo, decía, que se conozca vuestra obra disfruten con ella como lo hago yo. Tengo la ventaja de que he sido vuestra alumna y admiradora y lo sigo siendo... ¡anchísima me pongo, oiga! :)

    Veré la forma de preparar una excursión a esos paisajes que nos describes para vivirlos en todo su explendor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Paola, en primer lugar, disculpa por el retraso en mi respuesta: tareas varias y un poco de pereza a la hora de coger el ordenador... Bienvenida. Acomódate como en tu propia casa. La puerta, siempre está abierta.

    No sé si con hilo, como Teseo, pero me asomaré a tu laberinto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Luisa, lo mejor de esta laberinto de blogs es la posibilidad que nos da a todos de intercambiar poemas, noticias, comentarios... uno entra en una de estas casitas y ve la puerta del vecino abierta, y salta por la ventana, y sube a la azotea, y vuelve a bajar al sotano, pero antes pasa por el salón de la casa de la izquierda, y...

    Yo también participo de esa satisfacción tuya cada vez que me asomo a tus nuevas aportaciones, viendo ese lenguaje y sensibilidad tan particulares que una y otra vez demuestras...

    En cuanto a lo de alumna... vamos a dejarlo, vamos a dejarlo (carita con sonrisa).

    Como siempre, un cariñoso y fuerte abrazo.

    Antonio

    ResponderEliminar
  21. ... He llegado a tiempo para anticiparme a la primavera del Duero, de los Arribes que acompañan ese sinuoso fluir hacia tierras portuguesas. Paisaje maravilloso donde los haya, que conserva flora y fauna autóctonas (parque natural) que merecen ser visitadas. Colores que se mezclan con olores. Un placer para los sentidos: naranjos, higos chumbos, almendros... Las laderas portuguesas perfectamente trabajadas y las españolas, abandonadas a su suerte, llenas de jaras, arbustos, tomillos...
    El romance, capta bien esta armonía de sensaciones. Se nota que has disfrutado de esos parajes. Me alegro un montón. El próximo fin de semana iré a la fiesta del Almendro en La Fregeneda y espero una explosión de flores blancas que me dejará atónita. Te lo contaré.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  22. Esmeralda, sin duda, un maravilloso paisaje. Disfrutamos muchísimo durante nuestra visita que, además, estuvo acompañada de un tiempo excelente, aunque algo ventoso (pero sin mayores problemas). Tu próxima visita, seguro que será un estupendo reencuentro con tu tierra.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Magnífico poema. Con tu permiso acabo de ponerlo acompañando a una de mis fotos. Puedes encontrarlo aquí:
    https://www.flickr.com/photos/31249528@N05/16183186653/

    ResponderEliminar