Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 12 de mayo de 2009

Una mano de pintura

Supongo que, a falta de algo mejor que hacer y también a consecuencia de una conversación mantenida ayer con un amigo, hoy me he entretenido en dar una mano de pintura a este cuarto de estar, de manera que, si no más sustancioso en su contenido, sí es posible que haya quedado algo más luminoso y acogedor; claro que para gustos están los colores, que dicen por ahí. En cualquier caso, aquí dejo la reforma con el aviso de siempre: la puerta está abierta a todo visitante y se ofrece te, café y pastas (todo virtual, pero apetitoso) a cuantos lo deseen.

Y ya puestos, por aquello de las asociaciones de ideas y, en este caso concreto, las manos de pintura, he echado una idem (es decir, mano) de una actuación de Serrat (junto a Aute, uno de mis cantautores predilectos) para dar un poco de "vidilla" al nuevo decorado. Aunque reconozco que quizá no sea una de sus mejores canciones, siempre me ha resultado agradable de escuchar. Tal vez porque mis musas anden de vacaciones demasiadas veces...








4 comentarios:

  1. Muy bien te ha quedado. Y se está igual de a gusto porque el coroazón esel mismo. un abrazo. milagros

    ResponderEliminar
  2. Pues me parece que, al igual que en la canción de Serrat, al techo y sobre todo a las paredes le han venido bastante bien esta mano de pintura entre azul y ¿añil? (En esto de los colores, además de la propia distrofia visual, juegan mucho las resoluciones y las pantallas). Yo creo que, efectivamente, el lugar gana en luminosidad.

    ResponderEliminar
  3. Milagros, una vez más, gracias por tu presencia. Me alegra que te guste la reforma.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Don Alfredo, yo, en mi pantalla, lo veo entre azul y grisáceo, pero coincido contigo en que dependerá de pantallas y resoluciones. También yo veo la casa más luminosa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar