Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Frente al papel en blanco



[IMAGEN TOMADA DE LA PAG. WEB http://www.surcultural.info/2008/12/cuento-para-pensar-y-reflexionar-iv/]

Frente al papel en blanco, que se inmola
al rasgo irregular de mi grafía,
estoy solo. Yo llamo a las palabras
y ellas van asomando lentamente,
en tanto el corazón o la cabeza
—que aún no sé dónde empiezan ni por qué
se terminan— las selecciona para
que se vayan fundiendo a su capricho,
hablen de ese dolor o esta esperanza,
maldigan contra toda la injusticia,
eleven cantos al amor, respondan
a tanta sinrazón como no entiendo,
entren y salgan libres por la página
y alcancen los espacios abisales
que van desde mi mano hasta otros ojos,
para plantar su tienda allí, si quiere
el caprichoso gusto del destino.

De esta manera, acaso, por fin formen,
dueñas de sí, el poema imaginado,
este que esbozo ahora, que corrijo,
que tacho, que desecho, que demoro,
y que tal vez un día alguien recite
con la verdad de quien lo llama suyo.

17 comentarios:

  1. Pues sí que asoman las palabras para llenar el folio en blanco. Me ha gustado mucho.

    Biquiños!

    ResponderEliminar
  2. Maruxiña, bienvenida a este rincón de verbos y penumbras. "Graciñas por tuas verbas" ¿se escribe así?

    Un abrazo,

    Antonio

    ResponderEliminar
  3. Yo cambiaría la palabra "abisales" y evitaría la cacofonía de "por fin formen", para que se el autor y no su corazón o su cabeza o las palabras por sí mismas quienes nos compongan el poema.

    ResponderEliminar
  4. Seguro que sucederá eso que dices. Alguien, algunos, pocos, muchos, leerán el poema como yo lo he hecho y dirán "¡Pero si éste soy yo...!"

    ¡Ay ese color blanco que contiene todos los colores, todo lo existente y lo imaginado! Y, a veces, arañamos y sale un poema hermoso y vivo.

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  5. Excelente poema señor Antonio.
    Un poco los que nos pasa a todos los que intentamos manifestarnos a través de la poesía; jugar, crear castillos con esas palabras para que lleguen y viajen al alma de los otros, lo ha logrado, me he identificado con su poema. Un gusto conocerle.


    me presento:
    Soy Denn, moderadora del portal literario Mareas del alma:
    http//mareasdelalma.foroactivo.com

    Somos un grupo de poetas reunidos en torno a un
    denominador común: el amor a la poesía y desde allí la invitación.
    Sería realmente un honor para todos nosotros contar con un
    poeta como usted dentro de nuestro núcleo, para enriquecernos,
    aprender y soñar dentro en un ambiente de amistad y de armonía.
    Mil disculpas por la molestia, ojalá pueda encontrarle allí, Antonio, sería un honor.
    Un besito grande y gracias

    Denn

    ResponderEliminar
  6. Es fácil reconocerse en tu poema... palabra a palabra, lo he hecho mío y me envuelve con la inquitud y el ansia del poeta.

    El final es un broche brillante.

    Más besos.

    ResponderEliminar
  7. Antonio, en primer lugar, disculpa el retraso a mi respuesta. "Abisales" me parecía en su momento una palabra adecuada para lo que pretendía expresar (y me sigue pareciendo), pues un espacio así es el que creo yo que puede existir entre mi palabra y la geografía de alguien (acaso, desconocido) que le da por leer un poema de un poeta más...

    En cuanto a tu segunda sugerencia, es que creo que, por muchas vueltas que demos a las palabras, al fin, en una especie de conjuro, son ellas las que acaban haciéndose presentes (esto, por supuesto, no es una apología contra el trabajo que ha de existir ante un texto antes de darlo por acabado.)

    Gracias por tu lectura y aportaciones.

    Un abrazo,

    Antonio

    ResponderEliminar
  8. Mareas, como a Antonio Illán, te pido disculpas por el retraso en mi respuesta. Ando con poco tiempo últimamente y eso repercute en la atención al blog. No he tenido tampoco un momento para asomarme a vuestro portal, aunque prometo hacerlo y decirte algo.

    Muchas gracias por la visita.

    Un abrazo,

    Antonio

    ResponderEliminar
  9. Luisa, una vez más, gracias por tus palabras y proximidad.

    Un abrazo,

    Antonio

    ResponderEliminar
  10. Es la primera vez que entro en tu blog, que he conocido por Luisa Arellano, y me parece que he encontrado una auténtica joya. Al menos este poema lo es. ¡Cuántas veces he querido decir exactamente lo que tú has escrito! Creo que la poesía se hace tal cuando el otro la lee, la siente y la hace suya. Sólo así se convierte el poema en arte que trasciende y llegar a ser realidad poética.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  11. Creo que fue Alejandra Pizarnik la que dijo que cuando publicaba un poema dejaba de ser suyo y pasaba a ser propiedad del lector.

    Entro por vez primera en tu blog y me felicito.

    Saludos poéticos. Soco

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Noray, por tu visita. Aquí tienes tu casa para cuando desees entrar.

    Un cordial saludo,

    Antonio

    ResponderEliminar
  13. Estimada Soco:

    Estoy de acuerdo en que un poema deja de ser del autor una vez publicado; como también, como apunta Noray, que no está completo hasta que un lector lo hace suyo. En ambos casos, la, digamos, "solución final" escapa a la voluntad del autor, que sólo podrá continuar "intentando decir", acaso "siempre el mismo poema"; hasta encontrarse.

    Bienvenida a este rincón que tiene siempre sus puertas abiertas.

    Un cordial saludo,

    Antonio

    ResponderEliminar
  14. Ese papel en blanco que invita a las palabras a jugar.
    Ese poema inmaculado que contagiado de su blancura se resiste en ser.
    Placer encontrarte y descubrirte.
    Alicia

    ResponderEliminar
  15. Alicia, bienvenida a este rincón de verbos y penumbras: un cuartito de estar donde la puerta siempre está abierta para el que quiera entrar, echar un vistazo, comentar (o no)... A veces, hasta puede degustarse un café recién hecho, y acompañar con dulces. (aquí, emoticón cómplice.)

    Un cordial saludo,

    Antonio

    ResponderEliminar
  16. Un amante de la buena métrica, en este caso endecasilabos, y de la buena acentuación rítmica -se te escapó por poco el verso 7-. Incluso del alejandrino -a tientas-.

    Volveré con más tiempo para echar un ojo -o los dos- con más pausa y con el merecido respeto para aprender un poco de tus versos.

    Saludos
    Emilio.

    ResponderEliminar
  17. Emilio: "buen oído". Efectivamente, el 7º verso acentúa en 5ª (no se me tenga en cuenta).

    Gracias por la visita. Aquí tienes tu casa, donde podrás encontrar "un poquito de todo".

    También yo me asomaré por tu bitácora.

    Un saludo,

    Antonio

    ResponderEliminar