Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 9 de octubre de 2009

CASI UNA CANCIÓN (Remembranza para mi abuelo Antonio)

[Imagen tomada de "Libros y libretas.com: Blog de Literatura, libros y anotaciones"]



Por el largo camino que va
desde hoy al umbral del ayer,
he salido contigo a soñar,
aunque no pueda ser.

He dejado mi piel y el gabán
en la percha del amanecer,
y vestido de niño, a por ti,
he querido volver.

Tú has cumplido ya ochenta, y estás
a tus rosas —cantas un cuplé—,
y yo juego a que soy D’Artagnan
al servicio del rey.

Luego el tiempo detiene el tic-tac
del reloj una noche en tu piel;
yo me olvido que quiero jugar
aprendiendo a crecer.

Sé que nunca nos veremos más
en la casa que me vio nacer,
pero tú, por los versos, vendrás;
y hacia ti, por mis versos, iré.

14 comentarios:

  1. ...los abuelos... yo también le mando un saludito a los míos que sé que les llega.

    Biquiños meu!!!

    ResponderEliminar
  2. Delicada y deliciosa esta nana para «niños mayores», de ritmo tan saltarín y ternura a flor de verso. Y de "casi" canción, nada, Antonio: si desempolvas la guitarra, verás cómo fluye la música. La estoy oyendo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Encantadora esta "casi canción", amigo Antonio.
    Como dice Alfredo, la estoy oyendo, y quien canta en mis oídos es nada menos que Serrat.

    Un abrazo, maestro poeta.

    ResponderEliminar
  4. maruxiña, bienvenida.

    ¡Cuánto recuerdo asociado a la imagen
    de los abuelos...!
    Y el tiempo, mientras tanto...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Alfredo, por tus palabras. Lo cierto es que la primera estrofa surgió casi de improviso, con la guitarra entre las manos... sin embargo, para mi desgracia, yo no soy un Serrat para poner a esta "nana para niños mayores" (me gusta) la música adecuada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Antonio, como le digo a Alfredo, ya me hubiese gustado ajustar estos versos a la música adecuada... pero mis conocimientos musicales (y mi voz) son cortitos... ¡Sería todo un lujazo oírlos en la voz de un maestro como Serrat!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Que tierno, amigo, los abuelos se nos quedan en el alma ¿verdad? En una de mis novelas mi abuela (abuelita) es uno de los personajes. Siempre tenía para mí el trocito de turrón o el caramelo escondido en algún lugar

    Pensarás que por vez de comentar tu poema estoy hablando de mis recuerdos. Tú tienes la culpa porque con tu poema me llevaste a la prehistoria. Ese es el gran mérito de tus versos y un reposo en la lectura tras tanto amor y desamor como se lee.

    Un gran abrazo, amigo Antonio.

    ResponderEliminar
  8. Antonio, te he descubierto a través de un blog amigo y en mi visita me he encontrado con toda la fuerza del cariño y la ternura volcados en estos versos de recuerdos para tu abuelo.

    Me ha encantado, felicitaciones.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Amigo Carlos: no cabe duda de que las personas que han tenido la inmensa suerte de disfrutar de los abuelos, guardan de ellos una imagen particularmente entrañable y afectiva: esos trocitos de turrón o caramelos; esos cuentos; esas lecciones únicas... No me parece mal que compartas tu memoria a raíz de esta "casi canción". Sabes que siempre eres bienvenido a este cuarto de estar, abierto a vuestra voz y vuestras sugerencias.

    Un abrazo,

    Antonio

    ResponderEliminar
  10. Lliana G.: Es un placer darte la bienvenida a esta modesta bitácora. Gracias por tus palabras.

    Un abrazo,

    Antonio

    ResponderEliminar
  11. Bonita, tierna y sentida canción.

    Pregunta: ¿por qué romper la asonancia de impares en la segunda estrofa cuando sí la conservas en el resto de las estrofas?

    Mis saludos.

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Emilio, por tu visita y tus palabras.

    Buena pregunta. Te confieso que dudé hasta dar por buena la versión expuesta. ¿Debía supeditar a la rima asonante (como ocurre en las demás estrofas, tal y como apuntas) el concepto que quería expresar; o mantener éste sobre la forma?

    Si se hubiese tratado de una estructura hermética [léase una décima, un soneto o cualquier otra estrofa sobradamente definida], hubiera dado más vueltas hasta dar por buena la versión final. En este caso, sin embargo, me pareció que esa "ligereza informal" podía estar, sino justificada, sí permitida por la "vocación última de los versos": "casi una canción", donde puede aceptarse tal "ruptura" sin que el armazón final sufra de manera definitiva.

    (Al menos, ésa es mi idea, que bien podría dar pie a opiniones distintas, y aun encontradas, igualmente respetables.)

    Un abrazo,

    Antonio

    ResponderEliminar
  13. Estimado Antonio:

    Bonito, hermoso y trascendente poema, como la vida misma.

    Un placer Antonio haberte conocido.
    Con toda mi admiración,
    Cris.

    ResponderEliminar
  14. Gracias, Cris, por la visita. Y gracias por tus palabras.

    Un placer, también para mí.

    Saludos,
    Antonio

    ResponderEliminar