Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

miércoles, 21 de octubre de 2009

Ha llegado el otoño


[IMAGEN TOMADA DE LA RED :www.fondosgratis.com]


Ha llegado el otoño con su lento
manto de niebla. La ciudad apaga
las luces del verano, y los paseos
se alfombran de hojarasca.
También el corazón se apaga un poco,
al tiempo que bombea una neblina
con algo de nostalgias infantiles.
(La lluvia en el cristal es lo que tiene.)
Todo cobra un color tan de ceniza
que es fácil ir a dar a la tristeza.
Y, sin embargo, vivo en la alegría
cuando el otoño llueve en mis adentros
esa serena lentitud que llega
después del frenesí de los estíos
y ayuda a poner orden en las cosas
tras tanto tiempo de vivir al raso.

Me abandono
a ese aroma a membrillo y frutos secos
que recuerda el aroma de otras tardes;
a esa melancolía adolescente
que arrastraba mi pluma por el blanco;
que trazaba en secreto
los primeros amores, tan ingenuos;
mis primeros poemas, tan confusos.

El otoño me dice que los días
en su rueda perfecta se suceden;
que yo ruedo con ellos y que ahora,
la sucesión de rostros,
dieron en el que soy: en el que mira
atrás y, sobre todo, hacia el futuro:
tiempo de inviernos y de primaveras,
de estíos y de otoños; tiempo vivo
donde la vida escribe paso a paso
las líneas de un guión inacabado
que alguien continuará. Ojalá entonces,
alguno de estos versos cobre vida
y dé la bienvenida a otros otoños.

15 comentarios:

  1. Hermoso poema, Antonio. Comulgo en todo con él. El otoño es como un remanso de paz necesario.

    "la lluvia en el cristal es lo que tiene"
    Ese verso entre parétesis es una isla perfecta en el poema. Acerca el poeta al lector y le hace cómplice en el resto de los versos.

    Me encantó leerlo. Me encanta leerte.

    Laura

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el otoño, la otra noche dormí como nunca, con la lluvia golpeando en el cristal.

    Biquiños neno!!!

    ResponderEliminar
  3. Es un poema precioso. Coincido con Laura en que ese verso entre paréntesis nos empapa de toda la poesía.

    Es cierto que el Otoño invita a la tristeza, pero no hay nada más hermoso que pasear entre un bosque de castaños en esta época.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Precioso, precioso. Me ha encantado.

    esa serena lentitud que llega
    después del frenesí de los estíos
    y ayuda a poner orden en las cosas
    tras tanto tiempo de vivir al raso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Gracias por este poema, Antonio.
    A mí me encanta el otoño, es desde siempre mi estación preferida, pero no siento tristeza alguna en el ambiente, es sólo un cambio del tempo, otra forma de andar, que te acerca a sueños distintos.

    Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  6. Excelente poema descriptivo del otoño, Antonio, y no sólo en lo exterior, sino más bien en las sensaciones íntimas que genera esta estación (es lo que tiene el otoño).

    Que lleguen muchos, muchos más, y que todos los veamos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por opinar en nuestro blog, Antonio. Espero que disfrutes de la obra de teatro tanto como yo.
    En cuanto a tu poema, al leerlo me ha venido a la cabeza el "Recuerdo infantil" de Machado y su "monotonía de lluvia en los cristales". Me ha gustado la imagen de la vida como guión incabado. Bonito poema. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Suscribo todo lo dicho por mi Tisbe. Es curioso, porque antes de leer su comentario yo también tenía ya en la cabeza a Machado y la melancolía de su lluvia, de su otoño y de su lejano mundo infantil. Y estoy seguro, amigo Antonio, que esos versos no quedarán nunca sepultados entre la hojarasca. Por lo pronto, brincan, movidos por el viento del otoño, entre los lectores de su blog, que tan bien sabe usted cuidar. Un abrazo y disfrute de la excelente actuación de Carmelo Gómez.

    ResponderEliminar
  9. Laura, agradezco tus comentarios y esa comunión en la palabra. Para mí es un auténtico placer saber que hay lectores como tú al otro lado de la puerta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Maruxiña, cómo me gusta ese otoño de tu tierra, con los castaños en todo su esplendor... Gracias por tu visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Noray, confirmo tus palabras en cuanto a lo de los paseos entre castaños. Agradezco tu juicio generoso a mis versos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Milagros, señalas un versos con los que estoy, particularmente,satisfecho. Me alegra que te guste el poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Estimado Antonio, maestro: a mí también me gusta el otoño, sobre todo porque pone fin a los meses de verano (siempre llevé bastante mal eso del calor). Además, los colores que nos muestra la Naturaleza son especialmente hermosos: rojizos, ocres, amarillos... Y la luz, tamizada de misterio y perfecta para la reflexión y la búsqueda.

    Gracias por tu visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Emilio, apunto su deseo, al cual me sumo. Ojalá se cumpla para todos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Estimados Tisbe y Píramo: Gracias a ambos por la visita y, sobre todo, por lo acertado de ese blog (Cesó todo y dejéme), tan jugoso y con propuestas tan interesantes.

    Un abrazo a ambos.

    ResponderEliminar