Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 15 de octubre de 2009

A vueltas con el tiempo



[Imagen: Relojes Blandos, de Salvador Dalí]


Como en tantas mañanas, miro atrás.
Y no por añoranza, enfermedad o anhelo
observo el carnaval de cuanto he sido:
sucesión de esperanzas y derrotas,
de sueños juveniles que se fueron
quedando en la cuneta de la vida
con cuantos rostros habité.
                                          Me llega
un rumor apagado de palabras
con las que fui trazando mi retrato,
una lejana brisa que aún murmura mi nombre.
Y, sin embargo,
de todo aquel pasado qué me queda
sino la propia estela de mis pasos
que fueron discurriendo por el tiempo
hasta dar en el hoy, desde el que espero
ese mañana, siempre entre neblina,
que apenas llega, pasa.

Medito sobre esto mientras cruzo
desiertas avenidas, camino del trabajo.
Y me doy cuenta de que fui tejiendo
los sucesivos rostros con mis libros;
de que, de alguna forma,
aprehendí mi memoria al empeñarme
en este afán por ver mi vida escrita
en hileras de versos que hoy me acusan,
o vienen a indultarme desde el fondo
de lejanos cuadernos olvidados.

Medito sobre el tiempo.

Me defiendo del tiempo escribiendo estos versos.

4 comentarios:

  1. siempre me encantó el cuadro de Dalí, ahí con el tiempo desparramado.

    Biquiños meu!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, maruxiña, por la visita. Efectivamente, tienen "su aquél" (que se dice por aquí) esos inquietantes relojes.

    Un abrazo.

    Antonio

    ResponderEliminar
  3. Escribes muy bien Antonio . Y este poema además de bien cuidado es muy profundo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Milagros, muchas gracias por tus palabras, siempre generosas.

    Un abrazo,

    Antonio

    ResponderEliminar