Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 5 de noviembre de 2009

Palabras


[Imagen tomada del Blog "Ediciones Verbo Vivo"]


En la palabra soledad se esconde
una parte lejana de mi vida,
cuando sangraba el alma y de la herida
brotaba el verso sin saber adonde.

Y la palabra, se corresponde
con el amanecer de tu venida:
la herida restañada y diluida
la soledad donde la luz responde.

En fuego y alegría me consumo
gozosamente unido a tu conciencia:
hacemos pan y amor de la rutina.

En la palabra compartir resumo
el tiempo que empezó con tu presencia.
Y en la palabra adiós nada termina.

24 comentarios:

  1. Compartir, bella palabra.

    Biquiños!!!

    ResponderEliminar
  2. Buen soneto, Antonio, bien construido, y bien descritas esas palabras remarcadas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Maruxiña y Emilio: gracias por vuestras palabras. El soneto no me acababa de convencer del todo, y he introducido alguna modificación que, creo, lo da algo más de fuerza. Espero que os agrade.

    Un abrazo a ambos.

    ResponderEliminar
  4. Sí, los tercetos mejor ahora.
    El verso final es muy acertado.

    Saludos de nuevo.

    ResponderEliminar
  5. en la palabra adiós nada termina.

    me quedo con esto.
    precioso.

    beso y eso.

    ResponderEliminar
  6. Fluye el tiempo y, sin embargo,
    —forma circular— no muere;
    es el tiempo el que nos hiere
    de muerte, y pasa de largo.
    Lo que corre a nuestro cargo
    no es el tiempo, es nuestra vida:
    envite en una partida
    que con el tiempo jugamos,
    aunque de sobra sepamos
    que está la apuesta perdida.

    (Antonio del Camino)


    Este poema, ya no le pertenece, se lo acabo de robar. En los juzgados demostraré que por alguna confusión del demente sol y la loca luna, su corazón anunció mi devenir.

    Amigo: Todo un placer el paseo por sus salones.

    ResponderEliminar
  7. Emilio, celebro que apruebes las modificaciones. También yo creo que ahora queda mejor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias baste por la tarjeta de visita. También a mí me parece este verso destacable entre los demás que componen el soneto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Estimado Aviador (además de Capotado):

    Como decía Manuel Machado,

    "Hasta que el pueblo las canta,
    las coplas, coplas no son,
    y cuando las canta el pueblo
    ya nadie sabe el autor."

    Ojalá que la décima en cuestión fuese adoptada como propia por muchas voces, además de la suya. Sería todo un honor para quien no hizo sino concretar el orden de unas palabras que, acaso, estuvieran en la mente de más de uno.

    Bienvenido a mis salones, siempre abiertos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hacemos pan y amor de la rutina. Que bonito y que hermoso poema escrito con una rima perfecta. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Milagros, en ésas andamos: tratando de fundir verbo y vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Don Enrique, ya será menos eso de la envidia. Y, en todo caso y como suele decirse: espero que sea "sana".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Está claro que ha quedado redondo. Eso es lo que se espera de un soneto, ¿no? El final debe ser una guinda expuesta y dispuesta a ser devorada. Y lo has conseguido.

    Además, el juego que desarrollas con cada palabra-concepto es perfecto para sacudirlo en un soneto. Seguramente, es el poema perfecto para ello. Me has dado una idea porque tengo un poema en el que juego con las palabras (también aisladas en cursiva) y creo que estaría bien que interntara gestar un soneto con él. Cobraría fuerza. Ya te contaré si lo hago.

    Un placer leerte.
    Laura

    ResponderEliminar
  14. Vengo de visitar a Luisa Arellano y navegando he llegado hasta ti.
    Aparte de disfrutar con tu bello y bien construido soneto, he constatado la presencia de algún que otro poeta amigo.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  15. Laura, no sé si el soneto ha quedado "redondo" (todo es mejorable), pero sí más presentable que en su primera versión.

    Entre las muchas virtudes del soneto, está la de esa rigidez que nos obliga, al escribirlo, a un ejercicio redoblado de precisión; de ahí que cuando "medio salga" el poema consiga tener más fuerza (o, muchas veces, aparentarlo).

    Ardo en deseos (apúntate el topicazo) de leer ya ese poema que mencionas escrito como soneto. Quizá sería curioso presentar las dos versiones para comparar... aquí queda, como sugerencia.

    Gracias por tus visitas y tus acogedoras lecturas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Terly, pues bienvenido a esta su casa. No viene desde mal sitio (sino todo lo contrario) y, por lo que dice del encuentro con algún que otro poeta amigo, ya se sabe que este "juego de blogs" no deja de ser la suma de un continuo bucle por donde vamos pasando y nos permite descubrir otras voces y admirar diferentes formas de labrar el tiempo y la palabra.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. "Y en la palabra adiós nada termina", quizás sea porque todo comienza.
    Excelente soneto.
    Felicitaciones, Antonio.
    Alicia

    ResponderEliminar
  18. Alicia, gracias por tu visita y generosa opinión.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. En campo semántico tan dispar se resume la vida. Bonito diccionario de la connotación.

    ResponderEliminar
  20. Jesús, bienvenido a estos lares. Nos leemos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Píramo, generosas sus palabras. Las guardo con afecto y animan a seguir lidiando con el verbo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Hola, Antonio:

    Tiempo ha que no te leía, pese a saber que siempre se puede aprender de tu decir. Nada que objetar a este megnífico poema que llenará de gozo a la musa que lo hayas dedicado.

    Un abrazo, amigo.

    Carlos

    ResponderEliminar