Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

miércoles, 16 de diciembre de 2009

¿Y si el bosque muriera?


[Fotografía: Bosques de El Piélago - Sierra de San Vicente  © A. C. G.]

 
¿Y si el árbol muriera? ¿Y si muriera el bosque, todos los bosques? ¿Qué sería del hombre y de su afán de asfalto?

Hoy veo cómo talan hermosos eucaliptos de verde envergadura; cómo se desvanecen sus sombras centenarias y en su lugar se instala un pálido vacío que desconoce el viento y confunde a las aves. Veo máquinas -sin alma, sin voz y sin aroma- cómo arrancan de cuajo raíces que latían: vida, al fin, que se tala porque así lo ordenaron los dioses del dinero.

Y presiento el luto de los pájaros en medio de esta tarde, que tiene olor a muerte.

6 comentarios:

  1. Algo se muere en el alma colectivo del mundo cuando se tala un árbol. Un abrazo poeta.

    ResponderEliminar
  2. el ser humano es capaz de destruírse a sí mismo por dinero, y de que le servirá cuando se muera??? ains

    Biquiños!!!

    ResponderEliminar
  3. Si el árbol muriera moriría el mundo, amigo Antonio, eso está claro. Así que espero que no suceda nunca.
    Además, que no está uno ya en edad para buscar piso en otro planeta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Vienen tiempos difíciles. El hombre ocupa espacios. Dentro de un tiempo la tierra (la que quede a salvo del deshielo) estará cubierta solo por los hombres... y los pájaros vendrán a posarse (y a cagarse) sobre nuestras cabezas.

    ¡Triste destino para este Copenhage!

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Milagros, maruxiña, Antonio Martín, manolotel:

    gracias, amigos, por vuestras palabras. Es cierto, como dice manolotel, que vienen tiempos difíciles... están viniendo poco a poco y parece que los países civilizados continúan mirando hacia otro lado. Al final, tras cada reunión para tratar asuntos de cambio climático, acaban sin acuerdos claros y compromisos sólidos... y el tiempos parece que se acaba. Yo quiero confiar en que se pondrán a tiempo soluciones... pero no sé, no sé...

    Un abrazo vegetal y vivo para todos.

    ResponderEliminar
  6. Vengo ante todo a agradecerte tus palabras en mi blog. Entre Abi y tú habéis hecho que me emocione de verdad.

    Gracias Antonio, por ser tan generoso conmigo, pero soy yo la que os debo a vosotros el ser capaz de hilvanar alguna palabra de vez en cuando, porque me ayudáis con vuestras reflexiones y sabiduría. Yo os admiro.

    Como te había felicitado ya en el tema anterior, he elegido éste para mi respuesta, porque me quedé en su día con las ganas de comentar.

    ¿Por qué tendrán los alcaldes ese afán de destruir los árboles? Para que te encuentres uno que los respete, hay un millón que son nefastos para con la naturaleza.

    Basta mirar la última moda de decoración urbana en la que calles y avenidas por las que antes paseabas a las tres de la tarde de un mes de julio o agosto bajo el manto protector de grandes árboles a los que ahora sin ningún tipo de pudor los han talado y en su logar han colocado.... ¡¡¡maceteros con arbolitos enanos!!!

    y digo yo, no se podría castigar estos abusos y abusos como estos debidamente y como corresponde al tremendo delito que cometen?

    El dinero nos está volviendo imbéciles perdidos!!!

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar