Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 26 de febrero de 2009

Presentación de "Mi mente rota", de María Ferrero Soler

Mañana, 27 de febrero, a las 20,00 h. se presenta en el salón de actos de la Biblioteca José Hierro, de Talavera de la Reina, Mi mente rota, de María Ferrero Soler. Esta presentación correrá a cargo de Benito Díaz Díaz, Doctor en Historia y Profesor en la U.C.L.M., en Talavera de la Reina, Antonio del Camino, y la propia autora, estando pendiente de confirmación la presencia de D. José Francisco Rivas Cid, Alcalde de esta plaza.

En la contraportada del libro se dice que: Mi mente rota es un viaje -escrito desde la superación, el valor, la esperanza y una radiante lucidez- por el mundo de la depresión, la manía y la enfermedad mental. En él la autora narra, basándose en su experiencia, el universo de luces y sombras en que se debate desde hace más de doce años, desentrañando sus trampas y sus atajos.

Yo me permito añadir que no es una novela al uso, aunque cuente una historia, esté situada en un tiempo y un espacio, y haya unos personajes que entren y salgan y den vida a estas páginas. Y no es una novela al uso porque lo que ha hecho María Ferrero es un durísimo ejercicio de introspección respecto a su propia experiencia; casi un exorcismo con el que enfrentarse a sus fantasmas, producto de una mente rota a la que ella, con un esfuerzo ímprobo y una voluntad a prueba de bombas va poniendo en orden, a pesar de las crisis con las que, asume, debe convivir.

Desde esta página animo, a cuantas personas puedan, a asistir a esta presentación y, sobre todo, a leer este interesante libro, donde no solo podremos introducirnos en los oscuros laberintos de la mente sino, sobre todo, en el que aprenderemos algo más de nosotros mismos y de nuestro desquiciado mundo.

martes, 24 de febrero de 2009

Sonetos de París (3)



Desde el Musée d’Orsay observo el Sena
y, a lo lejos, Le Sacré-Coeur. Respiro
la ciudad al compás con que la miro:
una mirada ávida y serena.

Hoy el cielo está gris, pero encadena
de vez en vez el brillo de un zafiro:
espejismo de luz, fugaz suspiro
que el sol esconde tras cristal de arena.

Juego de claroscuro y perspectiva,
este París se instala tan adentro
que no encuentro palabra que describa

lo que siento buscándome en su centro:
ya Pigalle, ya Montmartre, ya sucesiva
mirada en la añoranza del reencuentro.

sábado, 21 de febrero de 2009

Premio "Palabras como rosas"

No sin cierta sorpresa, veo que el amigo Antonio Castellón y su bitácora CUADERNO NOCTURNO (http://dunsany8.blogspot.com/), concede a este blog el premio "PALABRAS COMO ROSAS", no sé muy bien (dicho sea con sentido del humor) si es porque este rinconcito le resulta delicado y gratamente aromático o porque (sería peor) más de una vez se ha pinchado con alguna espina de las que deben crecer en todo buen rosal que se precie., y que , ¡vaya usté a saber!, igual alguna hay escondida entre verso y verso. En cualquier caso, yo lo acepto encantado, como la prueba de amistad que representa y, con ese mismo ánimo, paso el testigo a las bitácoras más abajo detalladas, consciente, no obstante, de que podrían ser otras muchas más las receptoras de esta mención:


EL BLUES DE LAS ENCINAS, de Luisa Arellano
http://elblusdelasencinas.blogspot.com/

POETA CARLOS GARGALLO
http://hablando-abonico.blogspot.com/

HORTUS LIBER, de Laura Gómez Recas
http://lauragomezrecas.blogspot.com/

ARTE, de Dilaida
http://dilaida-arte.blogspot.com/

PALABRAS, de Rosario Alonso
http://rosarioalonso.blogspot.com/

EL ALMA DE LA LUNA, de LuNa
http://luna-amor-alma.blogspot.com/

ALMAZHEN, de Enrique Parra
http://almazhen.blogspot.com/


Mi enhorabuena a los premiados, así como mi gratitud a todos cuantos pasáis por este "cuarto de estar". Gracias a vosotros, continuaré esmerándome en tenerlo decente y presentable, sin olvidar ese café con su correpondiente bollería y orujitos, al que todos estáis invitados.

jueves, 19 de febrero de 2009

Sonetos de París (2)




“Estamos en París y nos amamos”
,
solté en endecasílabo correcto.
Y tú, burlona, y en francés perfecto,
dijiste: “¡Mon poète!” Y nos besamos.

Y ese beso feliz que demoramos
definía el sentido de un proyecto
donde el amor ejerce de arquitecto
y en el que con pasión nos esforzamos.

Así París, idílico escenario
del amor renovado y necesario,
resumía el sentir de nuestro empeño:

dos orillas unidas por los puentes,
la armonía y el tiempo convergentes,
y, en lo fugaz lo eterno, como sueño.

lunes, 16 de febrero de 2009

Sonetos de París (1)




Versión revisada: (*)

París nos recibió con aguacero
pero ello no nubló nuestra alegría,
pues más allá del gris melancolía
vestía el amor la luz, de rubio acero.

Con la avidez curiosa del viajero
comenzamos a andar. Mientras llovía,
rezumaba en el aire la armonía
de la ciudad, pintada de febrero.

París se desbordaba en la mirada:
el Sena, el Louvre, bulevares, puentes…
la memoria de Eiffel. Y Notre Dame.

Y la tarde estival, difuminada,
era un matisse fulgiendo en nuestras mentes:
el resumen final de nuestro afán.


(*) Había apuntado por ahí mis dudas respecto a la primera versión. Vosotros juzgaréis.

viernes, 13 de febrero de 2009

Premio Amistad

Con cierto retraso (hoy he estado de viaje y hasta esta tarde no he podido acceder al blog) me entero de que la poeta Milagros Morales García ha concedido el "Premio Amistad" a este cuarto de estar que, abierto a todos, comencé a decorar hace apenas un mes. Mi más sincero agradecimiento. No sólo porque un premio siempre debe ser un acicate más para intentar superarnos, sino porque, además, a pesar del poco tiempo que llevo asomándome a las distintas puertas de esta calle de las letras, me confirma en la idea del afán de entendimiento y buen ambiente que reina en ella.

La dirección del blog de Milagros, que invito a visitar es:

http://poetaenparo.blogspot.com/

La parte más peliaguda viene ahora, cuando es a mí a quien me corresponde pasar el testigo. Ya me libré del Dardo, debido a lo reciente que estaba la apertura de este Verbo y penumbra, excusa que no considero ya válida, tras ese mesecito que llevo visitando casas ajenas. Así que, por mi parte, allá van mis nominaciones:

Poetas de hoy: http://poetasdehoy.blogspot.com/
Los versos de Lily: http://losversosdelily.blogspot.com/
Ana María Espinosa: http://pintandoversosii.blogspot.com/
Enrique Gracia Trinidad: http://enriquegracia.blogspot.com/
Antonio Illán: http://antonioillan.blogspot.com/
Rosa Silverio: http://rosasilverio.blogspot.com/
Ybris: http://nomequedo.blogspot.com/

Saludos a todos:

jueves, 12 de febrero de 2009

La verdadera dimensión del mar















No me siento poeta porque escriba
de tarde en tarde un verso iluminado.
Cuando dejo el poema terminado
me parece una sombra a la deriva.

La misteriosa luz, libre y esquiva
de la palabra exacta, se ha mudado,
debido a mi torpeza, en un velado
cromo donde la voz queda cautiva.

Entre lo que vislumbro y lo que digo
—esa distancia que mi desazón
intuye, sin poder desentramar—,

se encuentra el horizonte que persigo,
el reino virginal del corazón,
la verdadera dimensión del mar.

martes, 10 de febrero de 2009

Imposible sueño

Quise escribir sobre la vida un día,
dejar en el papel mi rostro auténtico,
acercarme a los hombres con palabras
sacadas de lo exacto del silencio.

Quise, imposible sueño, ser poeta:
arrancarme de mí para encontrarme
alguna vez al lado de los otros,
transparente y tenaz, como el mar mismo.

Pero, si miro atrás, de nuevo siento
que las palabras que tracé son nada,
arena en el desierto, desconcierto,

ecos de claras voces que escuchaba
desde mi juventud, cuando una tarde
quise curar mi corazón cantando.

sábado, 7 de febrero de 2009

La calle

La calle era la mar o era la jungla,
o una plaza lejana de París
por donde paseaba un mosquetero.
La calle era un desierto con esquinas
y fuentes en los patios de las casas
que se asomaban,
ajenas por completo a nuestros juegos,
a esa mar, a esa jungla, a ese desierto,
a esa plaza lejana de París.
Podíamos una tarde ser piratas
y en ese caso andaba entre nosotros
la sombra de John Silver
y todos los navíos bucaneros
que surcaban los mares del Caribe.
Otra tarde, quizá porque en el cine
el último domingo proyectaran
Centauros del desierto,
cambiábamos el ‘Silver’ por el ‘Wayne’
y andábamos por medio de la calle
cimbreándonos con paso
muy lento y dos pistolas
dispuestas en el cinto.

Teníamos entonces ocho años
—nueve, acaso—, la vida
era de lo que hablaban los mayores,
cuando lo hacían con la voz muy queda,
ya llegada la noche,
en el cuarto de estar.
Nosotros, mientras tanto,
cumplíamos con la escuela, pero sobre
todo nos inventábamos historias,
cuentos de aventureros, de héroes y bandidos,
de novias que habían caído
en manos de los malos
y había que rescatar.

Es curioso que ahora, en esta tarde lenta,
mientras la lluvia cae y escribe en los cristales,
me haya vuelto esa imagen
de unos niños jugando,
y acaso, sin saberlo,
reescribiendo a su modo ‘La Odisea’
mientras la vida estaba en otra parte,
y no tenía la misma transparencia
que nuestros ojos niños.

viernes, 6 de febrero de 2009

INVENTARIO (dicho sea con cierta ironía)

AQUEL muerto dejó
linaje, ése
deudas a la familia, este otro
dicen que dio plantón al presidente
de una gran compañía
poniendo por excusa una cirrosis.
Los que callan debajo de esas lápidas
cantaron muchas tardes
apurando unos vinos,
no tuvieron dos duros ni reparos
en asumir que el mundo estaba hecho
para otros, mas siempre
mantuvieron la llama de la risa
como única heredad.
Se despidieron juntos de la vida
el año que avanzó la filoxera.

En aquel mausoleo tan pomposo
dicen que están los restos
de una pareja noble, unos marqueses.
Se duda de su eterno descanso, pues en vida
siempre anduvieron prestos a la gresca:
ella, con mil amantes; él, con otras
a las que mantenía con tal lujo
que fue causa final de su ruina.

Allá descansa un músico. Curioso,
que acudan a cantarle los gorriones
cada mañana, o que el viento silbe
en si menor, si barre su inscripción.

Hay frailes, magistrados,
notables militares y canónigos,
hijos ilustres, parias, hombres de bien...
pasado.

Mas todos tienen en común que han muerto
y en este archivo universal aguardan,
desde la misma nada,
el cierre de un balance que no cesa,
y que reduce a cero cualquier cifra.

lunes, 2 de febrero de 2009

Elogio de la lectura

Lo que quise decir con mi palabra
lo hallé dicho perfecto, de otro modo.
Vi mi imagen escrita en otros versos,
en otra dimensión que otros trazaron
en un latir de vidas paralelas
a mi vivir. Historias que abarcaban
mis propios sentimientos, que fluían
de la voz germinal de la belleza
con una exactitud que siempre quise
lograr en mis escritos. Pues si un día
busqué la explicación al laberinto
de la vida, la muerte o el amor,
sabed que no logré lo que buscaba,
que mis propias palabras fueron humo,
catedrales de arena derrumbándose
entre mis dedos, formas como agua,
espirales en fuga hacia mí mismo,
vanidad, ilusión, tal vez, fracaso...
Por eso algunas veces, mientras leo
los poemas de otro, si descubro
el resplandor de un verso que una tarde
en vano rastreé, y ahora se muestra
misterioso y perfecto, soy consciente
de que debo buscarme en otras vidas
que saben más de mí que mi memoria.