Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 30 de octubre de 2009

Avaricia




Cuando todavía se enseñaba en las escuelas lo que eran los pecados capitales, recuerdo que, aun resaltando la perversión de todos ellos, nos prevenían (al menos, en mi caso) muy especialmente del pecado de avaricia. Lástima que entonces aún no pudiera contarse con este excelente corto que muestra las perniciosas consecuencias de la misma. Cualquiera hubiera podido entender a qué se referían.

Disfrútenlo.

miércoles, 28 de octubre de 2009

De la música (casi "oda")


[Conciertos de Brandenburgo, de J. S. Bach: Concierto Nº 3 -1er movimiento]




Recompone la música la dispersión del mundo, pues guarda en su armonía la llave del silencio. En ella se serena el corazón herido y dispone caminos que llevan a uno mismo. Se eleva por encima de gritos y fronteras, alcanza los rincones del alma atormentada y su pócima cierra heridas pertinaces; y su savia penetra al fondo de las venas. Ungüento eficacísimo, da respuesta a la duda e ilumina rincones donde el dolor habita; la vida es más alegre si suena una guitarra.

Mas puede, sin embargo, también llamar a sombras, filtrarse en la memoria con un veneno arcano y convocar de pronto espejos olvidados: tiempos que se despiertan desde un pasado amargo. Ella abraza nostalgias, o suelta lastre: alcanza el infinito llevándonos con ella. Y también puede un día entrar en nuestra casa, revolver los cajones, profanar los recuerdos.

En su cuerpo de viento —levedad y cuchillo— habita un ángel negro y un festivo demonio.


lunes, 26 de octubre de 2009

Vengo a decirlo una vez más

Vengo a decirlo una vez más.
Aquí, en medio de la plaza,
ante los mercaderes de las sombras,
entre los transeúntes;
junto a los templos profanados
por la voracidad de los mediocres.
Aquí, como quien grita
su pensamiento en medio del desierto.
Para quien quiera oírlo,
para aquel que lo crea y para quien
le dé igual lo que diga. Para todos.
Lo digo una vez más. Lo canto.
Más allá de los signos
y de las profecías,
de las divinidades materiales
que gobiernan el mundo y sus celadas,
más allá del poder y de la gloria
—ejemplos terrenales de vacío—
lo he venido a decir. Lo digo,
y que todos lo sepan:
Hoy, como ayer, te amo.

Y en cármenes gozosos lo repito
para que el tiempo al tiempo lo propague.




[Me hubiese gustado incluir esta canción en la voz de Pablo Guerrero, 
pero no he podido encontrarla.]

miércoles, 21 de octubre de 2009

Ha llegado el otoño


[IMAGEN TOMADA DE LA RED :www.fondosgratis.com]


Ha llegado el otoño con su lento
manto de niebla. La ciudad apaga
las luces del verano, y los paseos
se alfombran de hojarasca.
También el corazón se apaga un poco,
al tiempo que bombea una neblina
con algo de nostalgias infantiles.
(La lluvia en el cristal es lo que tiene.)
Todo cobra un color tan de ceniza
que es fácil ir a dar a la tristeza.
Y, sin embargo, vivo en la alegría
cuando el otoño llueve en mis adentros
esa serena lentitud que llega
después del frenesí de los estíos
y ayuda a poner orden en las cosas
tras tanto tiempo de vivir al raso.

Me abandono
a ese aroma a membrillo y frutos secos
que recuerda el aroma de otras tardes;
a esa melancolía adolescente
que arrastraba mi pluma por el blanco;
que trazaba en secreto
los primeros amores, tan ingenuos;
mis primeros poemas, tan confusos.

El otoño me dice que los días
en su rueda perfecta se suceden;
que yo ruedo con ellos y que ahora,
la sucesión de rostros,
dieron en el que soy: en el que mira
atrás y, sobre todo, hacia el futuro:
tiempo de inviernos y de primaveras,
de estíos y de otoños; tiempo vivo
donde la vida escribe paso a paso
las líneas de un guión inacabado
que alguien continuará. Ojalá entonces,
alguno de estos versos cobre vida
y dé la bienvenida a otros otoños.

lunes, 19 de octubre de 2009

En memoria de Mariví Fernández







En agosto pasado falleció con 46 años Mariví Fernández, Directora de la Biblioteca José Hierro, de Talavera de la Reina. En los últimos años, tuve la suerte de contarme entre sus amigos, y recibí su estímulo y apoyo en unos momentos en los que yo estaba bastante alejado de las letras. El sábado, 17 de octubre, a iniciativa del Alcalde de la ciudad, D. José Francisco Rivas Cid, se desarrolló un acto-homenaje en su memoria, en el que intervinieron amigos, compañeros, poetas, periodistas, autoridades y familiares; aunque, como bien dijo Francisco Castaño, que ejerció de maestro de ceremonias, con independencia del cargo o actividad de cada uno, todos estábamos allí, sobre todo, por la amistad que nos ha unido a ella.

La Tribuna de Talavera, en su edición de hoy, 19 de octubre, recoge así la noticia: Retrato de mujer con libro

En su memoria, he escrito el poema que leí y ahora comparto con quienes se asomen a esta bitácora. Descanse en paz.



A Pedro, su esposo; y a sus hijos, Julia y Pedro.


Me pregunté confuso
dónde se ocultarían las palabras.
Y me puse a indagar en los cuadernos,
en la prensa y los libros, en el Messenger,
en los rincones de la biblioteca.

Y no estaban. No estaban las palabras.

Me asomé a la ventana
por ver si las robó algún caminante,
si un niño las guardó entre sus juguetes,
o por si acaso, con las golondrinas,
migraban hacia el sur.

Pero no estaban.

Busqué entre mis bolsillos.
Ocurrió algunas veces
que al volver de la compra, con las llaves,
quedaron enredadas. Mas tampoco
había verbos ni nombres ni adjetivos
ocultos en mis ropas.

Sin poder atraparlas, silenciosas,
me pareció intuirlas en el aire,
en un rumor de ausencia doloroso,
en la amistad que arde, incombustible;
sin peso ni volumen, transparencia
total, infinitud.

Y todas te buscaban, Mariví.

viernes, 16 de octubre de 2009

Premio "Alma con arte"




El 9 de marzo pasado, "Verbo y penumbra" recibía el premio "Este blog es una joya (porque su autor es un tesoro)" -¡Ahí es nada!-, concedido por Rosario Alonso y su blog "Palabras". Como es sabido, este tipo de reconocimientos lleva implicita la "obligación" de volver a repartir el premio entre nuevas bitácoras, con el consiguiente estruge de meninges, detalle de los blogs agraciados, aviso a sus titulares, etc. etc... Además, ese galardón, concretamente, implicaba el tener que reseñar "ocho cosas con las que soñamos". Más vueltas a la neurona y a ver qué saco que me quede bien. Total, que allí dejé "mis sueños"; estos que repito ahora (resalto el último):

Si debo hacer un rol con mis deseos
(ocho, para más señas), me decido
por anotar: Salud, Paz, y Cupido
haciendo de las suyas
; Pataleos
contra la ineptitud de los gestores
;
y nada de mesías salvadores
que se postulan sin pedir permiso;
pan para el mundo o, mejor, un guiso
universal. (Me quedan dos, señores):
un futuro mejor, sin desvaríos.
Y no más premios, que después son líos.

El caso es que seis meses después, la amiga bastet y su espejo, vuelven a regalarme un premio, acompañado de un generoso comentario hacia este blog  http://elespejo-aspid.blogspot.com/2009/10/me-voy.html. Y aquí que ando yo nuevamente, dale que te pego, pensando en siete bitácoras a las que pasar el testigo (o el muerto; carita con guiño, por favor) y este "cuadrito"/"diploma" tan simpático. 

Bueno, pues allá van. Y que conste que en vez de siete podrían ser setenta, porque lo cierto es que, desde aquel 9 de marzo al que hacía referencia al principio, son muchos los blogs que he ido descubriendo y visitando con más o menos asiduidad, aunque no siempre deje en ellos mi tarjeta de visita. En fin, a lo que iba, aquí dejo aviso. Y, como dicen en mi pueblo, "a quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga". 

Un abrazo a todos. 

(Y abiertas las plicas, el premio es para.... tachán tachán...):

Milagros, y su blog Poeta en paro 
http://poetaenparo.blogspot.com/
en el que destaco su afán por expresar lo máximo con las mínimas (y siempre bellas) palabras; y las fotografías que, habitualmente, acompañan sus aportaciones.  

Luisa Arellano y ese clásico Blues de las encinas 
ella no sólo desmenuza la realidad con su particular sensibilidad, mostrando belleza (incluso de lo "feo"), sino que, además, está atenta y ojo avizor a lo que se cuece en otros hornos, teniendo siempre esa palabra amiga que tanto anima a seguir. 

Lily y Los versos de Lily   
http://losversosdelily.blogspot.com/ 

lejana amiga (que no "vieja"), maestra en décimas, que sabe concentrar un saber muy especial en esa estrofa clásica ,tan bien acuñada en su momento por Don Vicente Espinel.


Antonio Castellón y su Cuaderno nocturno  
http://dunsany8.blogspot.com/
por enseñarnos, con la sencillez que él sabe, "a pensar"; por permitirnos disfrutar de unos textos a los que no siempre es fácil acercarse, y que tanta enseñanza encierran. 


Alfredo J. Ramos y La posada del sol de medianoche 
http://letraclara.blogspot.com/
un lugar con bellas y serenas vistas en el que el caminante podrá descansar de las largas jornadas peregrinas y paladear su bien cuidada gastronomía, cuyo ingrediente principal -el verbo: la palabra- es siempre tratado con el máximo mimo y guisado de mil maneras diferentes; y donde, por último, los excelentes postres, con su toque de "crónica no al uso" pondrán un cierre ideal a inolvidables (e indispensables) banquetes. ¡No se lo pierda, oiga!


Lucía Serrano y La sangre que faltaba  
http://lasangrequefaltaba.blogspot.com/ 
porque, si faltaba sangre, ella sabe poner excelentes transfusiones con sus versos.


Laura Gómez RecasHortus Liber 
http://lauragomezrecas.blogspot.com/

ese rincón donde la palabra siempre encuentra "una vuelta de tuerca más". Y en el que la pintura también adquiere lugar predominante. 


A todos, sobre todo, gracias por seguir ahí, enseñándome día a día con vuestras aportaciones.

 




  

jueves, 15 de octubre de 2009

A vueltas con el tiempo



[Imagen: Relojes Blandos, de Salvador Dalí]


Como en tantas mañanas, miro atrás.
Y no por añoranza, enfermedad o anhelo
observo el carnaval de cuanto he sido:
sucesión de esperanzas y derrotas,
de sueños juveniles que se fueron
quedando en la cuneta de la vida
con cuantos rostros habité.
                                          Me llega
un rumor apagado de palabras
con las que fui trazando mi retrato,
una lejana brisa que aún murmura mi nombre.
Y, sin embargo,
de todo aquel pasado qué me queda
sino la propia estela de mis pasos
que fueron discurriendo por el tiempo
hasta dar en el hoy, desde el que espero
ese mañana, siempre entre neblina,
que apenas llega, pasa.

Medito sobre esto mientras cruzo
desiertas avenidas, camino del trabajo.
Y me doy cuenta de que fui tejiendo
los sucesivos rostros con mis libros;
de que, de alguna forma,
aprehendí mi memoria al empeñarme
en este afán por ver mi vida escrita
en hileras de versos que hoy me acusan,
o vienen a indultarme desde el fondo
de lejanos cuadernos olvidados.

Medito sobre el tiempo.

Me defiendo del tiempo escribiendo estos versos.

lunes, 12 de octubre de 2009

Un bicho raro


[Amanecer desde mi ventana]





Con cada despertar me felicito
por ser, en este tiempo, un bicho raro.

Porque la quiero como el primer día
aunque han pasado ya veintidós años;
porque disfruto cuando leo un poema
y me importa un pepino lo mundano:
las tierras, las herencias, los inmuebles,
las casas junto al mar, los coches caros…;
me felicito porque no me importa
cómo vive fulano ni mengano;
porque soy militante de la risa
aunque el dolor se agrupe en mi costado;
porque sé dónde hallar a mis amigos,
porque sé quiénes son, porque mi canto
no se debe a una mano que lo pague,
y sí al deseo de cantar más claro;
porque al amanecer, cuando el sol sale,
lo siento renacer, y yo renazco;
y cada día es siempre el primer día,
y el último a la vez. Y así, lo abrazo.
Con cada despertar amo la vida
y salgo hacia su encuentro, confiado.

Y, si os miro a vosotros, me doy cuenta
de que este bicho raro no es tan raro.

viernes, 9 de octubre de 2009

CASI UNA CANCIÓN (Remembranza para mi abuelo Antonio)

[Imagen tomada de "Libros y libretas.com: Blog de Literatura, libros y anotaciones"]



Por el largo camino que va
desde hoy al umbral del ayer,
he salido contigo a soñar,
aunque no pueda ser.

He dejado mi piel y el gabán
en la percha del amanecer,
y vestido de niño, a por ti,
he querido volver.

Tú has cumplido ya ochenta, y estás
a tus rosas —cantas un cuplé—,
y yo juego a que soy D’Artagnan
al servicio del rey.

Luego el tiempo detiene el tic-tac
del reloj una noche en tu piel;
yo me olvido que quiero jugar
aprendiendo a crecer.

Sé que nunca nos veremos más
en la casa que me vio nacer,
pero tú, por los versos, vendrás;
y hacia ti, por mis versos, iré.

martes, 6 de octubre de 2009

Buscando la salida



[Imagen: Acuarela/Collage sobre cartón (12 x 10,5 cms.) de ROMERAL. 
Serie: "Buscando la salida"]

Me sorprendo ante mí, conmigo a solas;
enredado en monódicos discursos
para explicar lo que quizá no tiene
respuesta ni razón: esta locura
que ya va siendo antigua, y se reduce
a querer encerrar a la palabra
a solas con la sangre, sin testigos,
sin rostro ni coartada... Hubo un tiempo
en que escribir un verso era sencillo,
un juego adolescente que encerraba
sueños de gloria, nombre, trascendencia...;
ingenuidad, en suma, de unos años
que alguna vez me digo que he perdido
entre nubes y sombras y fantasmas.

Más tarde fue distinto. Como abrirse
las venas, o algo así; como quedarse
a solas con un rostro que interroga,
que escruta en lo más hondo, que parece
condenarme al destierro de mí mismo.

Una lucha sin tregua, cuerpo a cuerpo,
con lo imposible y con la perfección.