Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 7 de enero de 2010

Buenos propositos


[Imagen tomada de la Red. Blog "O Chaliñeiro"]

Apagadas las últimas luces de las fiestas corresponde volver a la rutina y comenzar el año con fuerza renovada; dispuesto a hacer de él terruño fértil a base de tareas: sembrar, labrar, recolectar. Cierto es que esta labor de escritura, que dicho así se asemejaría a la del hombre del campo que lucha con la tierra y está a merced de los elementos, es menos esclava, infinitamente menos dura en lo físico y, por supuesto, aunque injusto, sin duda mucho más gratificante.

Escribir es sembrar la página de ideas, labrar estas con palabras, recolectar impresiones, visones fugaces, o consolidadas reflexiones a las que, acaso, jamás hubiésemos llegado de no buscar respuesta en la propia génesis del texto. Pero también es un ejercicio de constancia, de amor por lo bien hecho, de regeneración. Y es siempre comenzar, como el hombre del campo que vuelve año tras año a su parcela, sin mirar hacia atrás; porque lo que la tierra dio antes no es garantía de que vuelva a darlo, y hay que tratarla con la pericia, el mimo y la solvencia de aquel que la conoce a base de contacto y de sudor.

Así, dispuesto a extraer de 2010 mi mejor cosecha, retomo proyectos aparcados, me exijo una jornada de trabajo ante la página en blanco, y comienzo a remover el corazón y el pensamiento con el arado limpio de las voces. Luego, la recolección, no será sólo mía, sino de aquellos que, generosos, dediquen un poco de su tiempo a estos sueños que esparzo, aún sólo mies, por la página en blanco que espera ser labrada.

4 comentarios:

  1. Amigo Antonio:
    Después de haber recolectado durante el último periodo del 2009 los frutos de tu huerto, aquí me tendrás en el 2010 para continuar haciendo lo propio. No me cabe ninguna duda de que la cosecha será muy fructífera y aprovecharemos para beneficiarnos de ella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Como dice Terly, aquí estaré también, pendiente de los ciclos de la tierra, con la seguridad de que los buenos propósitos traerán buenos frutos.

    ResponderEliminar
  3. Sin duda muy buenos propositos, Antonio. Estaré pendiente de tus trabajos, deseandote una muy buena cosecha. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Terly, Alfredo y Chaconi, gracias por vuestras palabras; por estar ahí, compartiendo cosechas. ¡Ojalá que abundantes!

    Un abrazo.

    Antonio

    ResponderEliminar