Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 22 de enero de 2010

"Calígula", de Albert Camus, por la compañía "L'Om Imprebis"



[En la magen, Sandro Cordero, en el papel de Calígula.
foto tomada del diario digital laverdad.es, de Albacete]


El pasado día 17, en el Teatro Palenque de Talavera de la Reina, tuve el placer de asistir a la representación de Calígula, de Albert Camus, en montaje de la compañía L'Om Imprebís.

Alzado el telón, no hace falta esperar mucho para darse cuenta de que no saldremos defraudados. No hace falta esperar nada. El impresionante redoble de tambores con el que de entrada se sorprende al espectador, cargado de contrapuntos, preguntas y respuestas, ya señala el camino. A partir de ahí, todo en la escena es fuerza, armonía, ritmo, belleza plástica. Y, al mismo tiempo, cada escena, cada frase, cada diálogo, motivo de reflexión. El texto de Camus, denso, poético, filosófico, irónico, festivo, denunciante, transgresor, preciso siempre, obliga al público a una máxima atención durante toda la obra, e invita, terminada esta, a releerlo con el tiempo necesario como para detenerse y profundizar en su mensaje sobre el abuso del ejercicio del poder, el amor, la relación con la divinidad o la condición humana.

La representación, por la que desfilan doce excelentes actores encabezados por un impresionante Sandro Cordero en el papel de Calígula —magnífico en toda su actuación, sublime en la danza de la segunda parte; de una exigencia no al alcance de todos—, está aderezada, además, con música en directo interpretada por los mismos comediantes —aparte de la percusión, en la que intervienen todos, Marina Barba al violonchelo, o Martín Caló, al piano—, lo que la imprime, si cabe, aún más fuerza poética.

Por lo demás, la luminotecnia —excelente— como el vestuario —un tanto sui generis, pero efectivo— y la propia coreografía —impecable— terminan por conformar un espectáculo de algo más de dos horas que merece ser visto, y que desde aquí, a quienes tengan oportunidad de ello, recomiendo.

10 comentarios:

  1. Hoy pude despintar la ventana, ascendiendo por peldaños de cristal y conocí a un contador de poesía y siendo símil inexacta, quedé prendada de sus metáforas. Gracias Antonio por el camino.

    Tu nueva entrada nos remite a otra catarsis. Innovando en el teatro desde el 1983, la compañía valenciana L'OM Imprebís, de excelentes profesionales de varios continentes, llena a capacidad el alma de las salas, por su fuerza, originalidad y frescura, lamentablemente sus giras aún no llegan hasta Puerto Rico, pero me encantaría de veras sumarme al más de un millón de almas tocadas por su ángel. Un abrazo forjador de sueños o lo que sería igual, maestro en el arte de vivir.

    ResponderEliminar
  2. Lo disfrutaste tanto que consigues forjar en nosotros el deseo de degustarla en vivo y en directo... por ahora no podrá ser, pero me alegra que tú pasases un rato tan ameno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Seguro que fue un excelente espectáculo sobre un texto de un escritor de los grandes.

    Un abrazo.

    Antonio: te agradezco los comentarios en mi blog, y más aún las correcciones que creas pertinentes; siéntete libre para opinar y corregir lo que creas necesario sin ningún problema; la corrección del verso 12 me parece mejor la tuya que la mía; respecto al "aunque no muero", poéticamente yo suelo usar muchas veces el "mas no muero" para darle un tono más clásico sobre todo si estoy componiendo sonetos.
    Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  4. Elizabeth, siempre generosa en tus comentarios. No hay duda de que, efectivamente, es una gran compañía. Y este espectáculo, en concreto, excelente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Luisa, es cierto, lo disfruté enormemente.

    Actualmente, tenemos la suerte en Talavera de tener una programación cultural todos los meses excelente: todos los fines de semana (sábado o domingo) una obra de teatro. Y dos veces al año, (marzo y noviembre), una ópera. Esta noche, sin ir más lejos, he asistido a un espectáculo de marionetas sorprendente, "Court Miracles", puesto en escena por una compañía francesa, Le Boustrophedon. Aún estoy emocionado. Lo triste es que esta noche, como muchos otros días, el aforo del teatro estaba por la mitad. Parece como si a la gente en Talavera hubiera dejado de interesarle el teatro. Excelentes compañías, maravillosos montajes, precios realmente populares... y la gente vete a saber dónde. ¡Quién lo hubiera pillado cuando yo era adolescente y tenía que conformarme con la programación de dos obras al año, dentro de Los Festivales de España!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Emilio, como le digo a Luisa, fue un gran espectáculo. Para disfrutarlo.

    Igual que tus sonetos, a los que acudo con interés y dispuesto a aprender en ellos. Mis observaciones, como apuntaba en tu blog, son producto de la interrelación con el poema; apuntes de lectura y, en ningún caso, correcciones y ni siquiera sugerencias...

    Gracias también a ti por dejar tu tarjeta de visita.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  7. Por lo que cuentas debe de tratarse de un espectáculo digno de verse. A ver si tengo ocasión de pillar este montaje de una obra que en mi recuerdo está unida a la interpretación que de ella hizo el inolvidable José María Rodero (creo que aún puede recuperarse en deuvedé). Por otro lado, Camus vuelve a estar de plena actualidad, sin duda por el albur de los aniversarios (al cumplirse cincuenta años, el pasado día 4 de enero, de su muerte), pero sobre todo porque en su obra sigue habiendo mucho que aprender, como bien recordaba ayer mismo Fernando Savater en
    en este artículo de El País
    (aprovecho que por fin Alguien -:) me ha refrescado cómo poner enlaces en los comentarios para ejercitarme). Un abrazo, y no dejes de tenernos al corriente de esas actividades culturales tan interesantes de la querida Eburia.

    ResponderEliminar
  8. No hace mucho también volví a ver la versión de Rodero (la pusieron en algún canal de TVE y la cogí empezada, haciendo zapping), imborrable, como todas las suyas. Este montaje, como apunto en la entrada, también merece la pena.

    Interesante el artículo de Savater en El País (no lo había leído), donde resalta la importancia de la obra y figura del malogrado escritor francés.

    Respecto a tener al corriente de las actividades culturales que se dan por estas latitudes, estoy pensándome abrir en el blog una sección con algún tipo de periodicidad (semanal, quincenal) donde se recojan los eventos que, a mi juicio, merezcan destacarse.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Buena reseña. Si viene a Alicante esta representación no dudaré en ir al Teatro. Mi gran pasión. Ya sabes que en nuestro blog le dedicamos una especial atención al género teatral. Me alegra que tú también seas un asiduo espectador de las tablas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Es cierto que el teatro es una gran pasión; posiblemente, cuanto más se ve más crezca. Es increíble la cantidad de "voces" que pueden caber en un escenario; las formas tan distintas de concebir un espectáculo: unas, basadas en un texto poderoso; otras, en el lenguaje corporal; otras más, en la risa; aquellas, en el drama... y todas geniales cuando etán bien hechas y se pone amor y pasión en ello. ¡Viva el teatro! (digo).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar