Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 29 de enero de 2010

De ir viviendo...

[Imagen: Atardecer ©  A.C.G.] 


De ir viviendo la vida se desgasta
lo mismo que la luz que el sol no dora.
Como, además, no es nada previsora
jamás sabremos cuándo dirá: Basta.
Pero mientras la vida siga viva,
será nuestra mejor alternativa.

Y si muere la vida en vida, y nada
le da sentido a su latido incierto,
que quede la memoria iluminada
por nuestro paso a corazón abierto.
Y si ha de ser, al fin, ésa la suerte,
que venga sin estrépito la muerte.

8 comentarios:

  1. Y porque nadie renuncia, en todos he de yacer.

    (La vida/Deriva) fluye en la piel, mesopotámicos ojos, blancos glóbulos o rojos, en los meandros del ser. Atisbando, de la sed, "Vosotros sois Poetas" (1977), es ese grito redondo, de una lluvia por caer. El cielo quedó sin pies, "Donde el amor se llama soledad" (1978), en ese punto del Cosmos, do la otredad puedes ver. Un ave atorada en pez, por "Segunda Soledad" (1979), aletea desde el cigoto, aprehendida por la red. Las formas en su vaivén, tras "Constancia de las lunas" (1981), constelan un nuevo fondo, cual rieles buscando tren. "Del verbo y la penumbra" (1984) fue, que lo "innombrable" "recorro", de "mi mente hasta el papel", parafraseándote Antonio. "Sonetos" (1985/1990) para caber, herrando inerrados recodos, tras centáurico placer, como (la vida/derivas), de a poco. "Alba" (1989) es doble amanecer, la caricia del asombro, retorno de aquel vergel, cuya fractura fue soplo. "La luz viene de ti" (1993) poniente sin ayer, lo absoluto reducido a polvo y dondequiera que estés, tu eco es la voz de todos. "Jardín de luz" (1996) por nacer, volumen de los contornos, censa oblicua lucidez, sombras que exhuman sus rostros. "Dédalo" (1998) se ancla al caer, naufragio sin abandono, plumajes por resolver, jamás podrán suceder. "Veinticinco poemas en Carmen" (1999) musa de lo que es, cristalizando al esbozo, un Aleph por ser mujer, es trayectoria del (modo/tropo), música regenerando al éter. "Cocinetos" (2001), por primera vez y de una sola vez, segundo mar cuyo transparente (l/p)omo, terciando al pincel canoro, gira al cerrojo roto, borrando (l/c)laves, que nunca estuvieron bien. "Historias de Gila" (2001), crecen al creer, rescoldos de pronto, a punto de fe, poblando el arroyo, la frondas con sed. "En lento descender" (1998/2005), la imágen fue el envés, entiendo lo que ignoro, resisto lo que sé. "Sobre la cruz del tiempo" (2005), me vuelvo a sostener, sin clavos muere solo, un dios que a-dios, ha de volver...

    Con el mayor respeto y admiración.

    ResponderEliminar
  2. Sin comentario. Me dejas sin palabras. Sólo puedo decirte que me parece precioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Antonio... ¡qué raro es ver por los blogs estrofas como éstas.
    La segunda es una 'sexta rima' perfecta, seis endecasílabos hilados en ABABCC. En la primera has introducido la variación ABBACC.
    Te diré: ha sido un gusto leerlo. De verdad.

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  4. Elízabeth, simplemente, quedo anonadado ante tus palabras. ¡Vaya repaso! (moticón con guiño cómplice).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Terly, cuánta generosidad, la tuya. Gracias por la visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Laura, celebro que te haya gustado. Te confesaré que el poema comenzó a escribirse con vocación de soneto, pero en el sexto verso se entrometió el pareado, y así surgió este juego de estrofas híbridas. Una vez más, gracias por tu atención.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Admirable versar...
    Me trasmite una filosofía que comparto... la vida, como el amor se desgasta o se incrementa vitalidad... se alimenta de pequeñas porciones de riesgos, aventuras, ilusiones o errores... de caídas y levantamientos... de sentimientos y sueños... es imperdonable rendirse...!!

    Con cariño, esencia.

    ResponderEliminar
  8. Esencia, gracias por tus palabras. Y por la visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar