Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

lunes, 18 de enero de 2010

El poema


[Fotografía: Ocaso (imagen tomada desde el aire) ©  A.C.G.]


El poema, que es siempre claroscuro
forjado en el hogar del pensamiento,
es también explosión del sentimiento,
y fruto impredecible de un conjuro.

Parte de mí —porque en mi afán procuro
dejar en él aquello que presiento—,
el poema es silente alumbramiento
en el que, sin fingir, me transfiguro.

Es un espejo, donde mi figura
se diluye en las aguas de lo escrito;
donde el pulso, quizá, de mi grafía

conoce más de mí que la escritura
del poema que ensayo y que repito
cuando indago en su voz mi biografía.

18 comentarios:

  1. Maravillosa confesión de tu alma que se desnuda en los versos que salen de tu pluma.
    Un placer leerte disrutar con tu maestría.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tiempo y espacio, convergen en tu infinita voz, cálamo y sangre, carceleros de azul pasión, tus palabras resumen y rezuman siglos de inspiración.
    Hoy me descubro, nuevamente atrapada por la vivacidad de tu expresión.

    ResponderEliminar
  3. Un gran gozo leer un soneto así; rico en contenido, perfecto ritmo, de palabras sencillas y perfectamente enlazadas.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Poema o expresión de lo hondo; espejo que conoce nuestros pensamientos... Poema o vida; dolor, nostalgia, versión de lo eterno...
    Muy trabajado.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Muy hermoso soneto Antonio.
    Sin fingir me transfiguro. Esa sensación la tengo yo muchas veces cuando me leo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ¡Vaya tres poemas, estos últimos, más bonitos!.
    Se ve que has comenzado el año con fuerzas renovadas y el estro (en su sentido más sublime)en plena forma.

    Este soneto, además goza del incentivo especular. Es decir el reflejo es a su vez reflejo de una cierta realidad, en una simbiosis magnífica de lo que constituye la esencia de la poesía.

    Te había perdido la costumbre. Un placer recuperarla en este tu rincon plácido y en penumbra.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muy bonito poema, Antonio. Me gustan mucho los versos en los que tratas la idea del silente alumbramiento en el que te transfiguras. Preciosa imagen.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. anabel, muchas gracias. Un placer, tu visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Elizabeth, tus palabras, más que un comentario, son versos que, generosa, me regalas. Gracias por tu lectura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Estimado Terly, celebro que le guste. Gracias por la visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Esmeralda Martí, si las cuentas no me fallan, es la primera vez que la veo por este rincón de verbos y penumbras. Sea bienvenida; aquí tiene su casa. Muchas gracias por la lectura y por sus bellas palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Milagros, ¡qué gran elogio! A fin de cuentas, yo creo, nuestra mayor victoria al escribir es saber que alguien acaba por identificarse con nuestros textos. Gracias, siempre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Don Manolotel, celebro que te hayan gustado las últimas aportaciones. Claro, que más que mérito de estas, cuento de antemano con tus generosas lecturas. Y, así, es más fácil.

    Bienvenido. Ya sabes que aquí tienes tu casa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Tisbe, también yo estoy particularmente satisfecho con ese segundo cuarteto. Muchas gracias por tu lectura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Honesta definición, Antonio, en un soneto bien trenzado de principio a fin.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Emilio, gracias por tus palabras. Bienvenido a ésta, tu casa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. ¡¡¡Qué bien, Antonio, los tercetos!!!

    Gran sonetista. ¿Se puede pedir más?

    Besos para ti.
    Laura

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Laura.

    Qué raro suena ese "gran"... ¿lo dejamos para Lope, Quevedo, Góngora, M. Hernández, Lorca...?
    Yo sólo quiero seguir aprendiendo.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar