Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 15 de enero de 2010

La lluvia, nuevamente


[Fotografía: Parlamento de Londres ©  A.C.G.]

La lluvia, con su tristeza antigua,
con su rumor de tiempo anquilosado,
con su runrún de gato zalamero,
con su poder nostálgico.
La lluvia en los cristales, nuevamente.
Y el aire, desairado
por la insistencia lenta de las aguas
que emborronan el campo.
La lluvia en la memoria:
Londres, París…, retazos
de momentos que vuelven cuando llueve;
los dos, frente al Cantábrico.
La lluvia, esta mañana, como en tantas
mañanas del pasado,
pone una pizca de melancolía
y una sed de verano
en estos versos que la mano escribe
consciente de que son papel mojado.

22 comentarios:

  1. Papel mojado, que enciende la pasión de Mayo, sol desvelado, pez que habita en el relámpago, fugaz orvallo, trigo dorado...

    Una exquisita experiencia.

    ResponderEliminar
  2. Sugerente la imagen envidriada del Parlamento y el Támesis (supongo que tomada desde el London Eye) y emotiva la evocación lenta y precisa de la lluvia, tan melancólica, tan memorable (recuerdo otro posteo tuyo con una imagen equivalente de París, creo que tomada ¿desde el Musée D'Orsay?), tan necesaria por el bien escaso que propicia... y, después de algunos días, como también sugieres, tan cognazo. El fraseo arromanzado y bien resuelto en la gracia de la asonancia consigue que llueva en el poema.

    ResponderEliminar
  3. Pronto ese papel estará seco, pleno de inspiración y será poesía.
    Siempre es un placer leerte.
    Alicia

    ResponderEliminar
  4. Ese papel mojado tapona todo el poema. Como en un sumidero. Nos empapas verso a verso y, al final... la escritura como reina de intenciones.

    Un abrazo,
    Laura

    ResponderEliminar
  5. Hay que dejarse empapar por esta lluvia para que el papel esté empapado... de poesía.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Amigo Antonio:
    Un virus informático no me ha permitido venir antes a agradecerte tu observación en mi "casi soneto" AL BORDE DE LA LOCURA.
    Tienes toda la razón del mundo, esa rima en blanco "intelecto" me acercó aún más a la locura.
    Debo decirte que he sido toda mi vida, por mi profesión, hombre de número y no de letras. Hace poco más de año y medio, al iniciar mi jubilación, se me ocurrió intentar escribir mis primeros versos, que no poemas y entre ellos mis primero sonetos. Ni que decir tiene que tengo por delante un mundo entero de aprendizaje pero para ello estoy siguiendo el refrán de arrimarme a buenos árboles; este tuyo, te aseguro que me proporciona una buena sombra.
    Por ello, te lo agradezco muy sinceramente.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  7. Poi.eli(z): se agradecen su visita y sus palabras. Bienvenida/o (me inclino por el femenino, a la vista de ese bello ojo) a este rincón de verbos y palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Alfredo, efectivamente, la imagen está tomada desde el London Eye y, bueno, pudiera recordar a otra tomada desde el D'Orsay, aunque, en esta última, aunque gris, no llovía. Agradezco ese elogio sobre la lluvia en el propio poema, propio de la generosidad amiga.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Alicia, una vez más, gracias por la visita. En ello andamos, puliendo la palabra para arrancar, de tarde en tarde, algo de Poesía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Laura, es que, como decían Bob Dylan y Pablo Guerrero (cada uno a su modo), "tiene que llover a cántaros". Algunos "ayudamos" emborronando sombras para buscar la luz.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Luisa, tu palabra amiga siempre es una inyección de ánimo. Gracias por estar ahí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Estimado Terly, no te preocupes por ese retraso del que hablas (no lo creo tal). Me parece encomiable ese afán tuyo por "empaparte" en el "juego" con la palabra. La poesía surge desde el trabajo y la suma de técnica (se aprende con la lectura y el ejercicio del verso), sentimientos y capacidad intelectual para indagar con buenas dosis de intuición. Ahí, quien más quien menos, anda, sin que nadie pueda pensar que lo que hace sea "Poesía" (con mayúsculas). Yo creo que ésta, surge no cuando nosotros la buscamos, sino cuando a ella le da por mostrarse.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Estimado Antonio, bello y melancólico poema, pero la lluvia, sabes, nos enreda húmedamente el ánimo a los que escribimos, también es fuente de versos nuevos, felicidades, me ha encantado.
    Un abrazo desde Murcia.

    ResponderEliminar
  14. Bonito poema. Es cierto que la lluvia a veces provoca "sed de verano", pero también los días lluviosos tienen su encanto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Gracias Antonio por sus amables palabras. Soy Elizabeth, otra amante de la lluvia. Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Me gusta... ese "papel mojado".
    Por decir algo complementario a lo que dicen los demás:
    Me encanta ese ritmo tan natural,logrado con endecasílabos o partes de ellos... y la rima tipo romance... hasta llevarnos al "papel mojado" lleno de sugerencias interesantes.

    ResponderEliminar
  17. Estimado Carlos, efectivamente, la lluvia tiene esa capacidad de "empaparnos" el ánimo y movernos a la palabra; también, a veces, como todo en exceso, puede resultar peligrosa... Ya dicen los sabios que en el centro está la virtud. ¿O no?

    Gracias por la visita.
    Un abrazo desde una tierra de nadie (¿Mancha? ¿Extremadura?)

    ResponderEliminar
  18. Tisbe, ya lo creo que tienen su encanto. Sobre todo cuando sabemos que, antes o después, volverán los días de sol. Mientras tanto, también es grato dejarse acunar por el sonido de la lluvia mientras nos arranca voces de muy dentro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Poi.eli(z)/Elizabeth (me gusta más tu nombre que tu nick; si no te importa, me dirigiré en lo sucesivo por él): Gracias a ti por visitarme. No cabe duda que la lluvia tiene un poder imanador especial, y alimenta el ánimo de cara a la palabra. También amo la lluvia, como a los días de sol.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Gonzalo, celebro particularmente tus palabras, porque uno de los "objetivos" (acaso inconscientes) en el momento de escribir el poema era proyectar esa sensación de lluvia en las palabras...; si hemos conseguido mínimamente el efecto, no está mal.

    Gracias por estar ahí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Muy hermoso tu blog ...
    Me encantaran las fotografias y escritos.
    Saludos.
    Sill

    ResponderEliminar
  22. Gracias, Sill, por tu visita y tus generosas palabras. Sé bienvenida a este rincón de verbos y penumbras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar