Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

miércoles, 17 de febrero de 2010

Deshilar el silencio

[Imagen: Rueca - Tomada de Google]


Deshilar el silencio. Y, poco a poco,
tejer con su madeja transparente
las palabras precisas. Y decir,
por ejemplo, “Te quiero”, como nunca
antes jamás sonó, como si fuera
un espacio de luz que inauguraran
esas palabras simples y desnudas.
O decir “Poesía”, y que un torrente
de sentimiento y de conocimiento,
de imposibles posibles y emociones,
de mil paisajes íntimos se muestre
desbordado en sí mismo hacia los otros.
Deshilar el silencio, en un continuo
ejercicio de amor y de esperanza.
Y alzar desde el silencio la Palabra,
la única, la exacta, la que une
y la que nos arrastra a esta tarea
de incorregibles bardos en destierro.

6 comentarios:

  1. Sólo en ese diálogo de silencios es posible encontrar la "Palabra" porque está integrada en nuestro interior.

    Me encanta leerte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Lo innombrable se aleja, perdiéndose una vez más entre otras imposibilidades, a salvo de la palabra y sus categorías asfixiantes. Huye no por miedo, sino por falta de espacio, arremetiendo contra la roca en busca de vacuidades vacantes. La máscara sería incapaz de pronunciarlas, texturizando distancias que adapten nuestra pieza a todas las posibilidades del vacío. La forma y el vo-lumen son proporcionales a sus límites. Vistiendo al gesto insonoro de estallido desnudo. Como ola que cifra sus raíces en la blanda superficie del incesante mar. Y florece en los cielos con la blancura de su fértil promesa.

    Saludos de pedernal a sol...

    ResponderEliminar
  3. Tienes mucha razón, Paloma, en eso del "diálogo de silencios": hermosa imagen que concreta mi mucha dispersión.

    Gracias por tus palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hermoso texto el que me regalas, Eli. Me quedo con eso de que "La forma y el volumen son proporcionales a sus límites."

    Gracias por tus generosas dádivas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Deshilar el silencio. ¿Por qué no se me ha ocurrido a mí?
    Excelente... la imagen perfecta para definir el manantial de la palabra.

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  6. Laura, otra vez, siempre, gracias por tus palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar