Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 18 de febrero de 2010

En el silencio

 [Imagen: Tomada de la Web: www.miracomo.com]

En el silencio, a solas, el poeta
trenza y destrenza sueños y palabras;
e imagina que escribe ese poema
que tantas veces persiguió: sus versos
son la justa medida de las cosas,
la exacta dimensión de sus anhelos,
la brújula que indica, el horizonte
de repente alcanzado;
                                   recomponen
de tal manera el mundo, que parece
que es posible la paz entre los hombres.
Mas de pronto, la claridad humilde
que con tal precisión imaginaba
se escurre entre sus dedos, y la tinta
—que era una mar azul y cristalina
dando forma al poema— se diluye
en un reguero oscuro de silencio,
en una mancha espesa que se expande
y descompone su caligrafía
en el papel y por su sueño roto.
Y comienza el poeta nuevamente
esa tarea de reconstrucción
que es alzar el poema. En el silencio.
A solas con su sed y la palabra.

13 comentarios:

  1. El verde de tu palabra, multiplica al iris nuestro, la naturaleza habla, preñada por tu silencio. Habla el viento entre tus alas, columpiando al verde helecho, habla la luna plateada, mirando al sol mañanero. Habla tu voz susurrada, como arpegio de los cielos, asentando en verdes almas, la rosa que llevas dentro...

    ResponderEliminar
  2. ... y a veces es necesario escribir también con la caligrafía descompuesta y los sueños rotos, pero "siempre a solas, con la sed y la palabra".

    ¡¡Precioso!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. A solas siempre, con su sed, con la palabra, con el silencio, con la espera... Así es, este oficio que nos tiene con el alma en vilo, dueños de mares de papel, de veleros que se acercan a la playa deseada. Dulce vaivén de las olas, de los dedos en busca de la palabra exacta... A solas, pero llenos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Eli, Paloma, Esmeralda:

    Hasta que escribamos el poema perfecto, el poema "soñado", continuaremos escribiendo, tachando, rehaciendo, labrando la palabra. A solas, y a veces llenos. Y a veces, tan vacíos que todo verso nos parecerá inútil. Pero, aun así, continuaremos porque la palabra posee sustancias aditivas y no hay voz capaz de curar tan deseable y magra dependencia.

    Gracias por vuestra atención.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. De la red a la sed... Me ha encantado ese vaivén que he detectado al final del poema.

    Un beso, Antonio.
    Laura

    ResponderEliminar
  6. Muy bien visto. ¡Cómo afinas, amiga!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta el poema. Sobre todo el principio y el final. Que la sed que te embarga te conduzca a ese poema soñado y que otro sueño sustituya al anterior para seguir alimentando la esperanza.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  8. Luis Antonio, gracias por la visita y tus palabras. Bienvenido a este rincón de verbos y penumbras.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  9. Ese es el camino del poeta: reconstruir... y hacer mundo.

    Excelso!!!!

    Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  10. Escribes muy bien Antonio. un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Salvador y Milagros:

    Gracias por vuestras elogiosas palabras. Y por la visita.

    Un abrazo a ambos.

    ResponderEliminar
  12. Los poetas tenéis un don para trenzar las palabras. Enhorabuena por el poema.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Tisbe, yo, sinceramente, creo que más que don es capacidad para ser "pesado" (como el presidente de la Academia del Cine, según Almodóvar): insistir con la palabra, la única fórmula, pienso yo.

    Gracias por tus palabras y la visita.

    Un abrazo

    ResponderEliminar