Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

sábado, 27 de febrero de 2010

La claridad

 [Imagen: Rosetón de La Colegial de Sta. María - Talavera de la Reina © A. C. G.]


La claridad no viene de la llama
que el sol engendra,
ni del color del cielo transparente
en la mañana clara,
no viene de la luz, aunque se crea
que la luz es principio de toda claridad.
La luminosa transparencia,
la claridad sonora que recibo,
me llega del fulgor de tu mirada:
cima de amor que en el amor se funda.

10 comentarios:

  1. Que pomazo... todo un destello desde la mirada del corazón de un poema.

    con cariño, esencia.

    ResponderEliminar
  2. !Cuánta luz en esos versos! !Cuánta claridad en el corazón cuando se ama! Enhorabuena por sentirte así de iluminado y enhorabuena a tu mujer, candela incandescente para tus ojos.
    Felices días.

    ResponderEliminar
  3. ¡ Que bonito!. La claridad por una mirada. Es cierto. Hay ojos que dan luz. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Esencia, Esmeralda, Milagros:

    Gracias por vuestra lectura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La mano delírica alcanza,
    a desatar luz esclava,
    de esas ondas catenarias,
    que no conoce quien ama...

    ResponderEliminar
  6. Muy limpio amigo antonio, de versos que se abren en su lectura para ofrecer una imagen bella y completa del poema, lo disfruté mucho, un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Doloralfa, bienvenido a este rincón de verbos y penumbras. Gracias por tu generosa lectura.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Relucen tus versos con propia luz y se alzan hasta la misma "cima de amor" donde termina el poema. Me encantó Antonio, mucho.

    Besos.

    Ps. gracias por el consejo, lo volví a recitar en voz alta y, tenías razón.

    ResponderEliminar