Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

lunes, 15 de febrero de 2010

Un acorde de luz

 
 [Imagen: Interior de la ermita visigótica de Santa María de Melque   
©  Carmen Elvira.]


¿De qué manera ahondar en las palabras
para que quede sólo de ellas
el mar que las contiene, la pureza
que guardan aún no dichas
y que el ruido profana al pronunciarlas?
¿De qué forma nombrar Vida o Amor
sin tallar en su urdimbre
dudas e interferencias,
escombros del decir
que lo arruinan todo y lo reducen
a un sonido sin más, a voces solo?

Por eso, cuando escribo, sólo aspiro
a limar las palabras,
liberarlas de todo su vacío,
de vestimenta inútil,
de falsos oropeles
para encontrar en ellas un acorde
de luz que me contenga,
un acorde de luz que me ilumine,
un acorde de luz que abarque al mundo
y recobre el Silencio
—espacio germinal y transparente—
donde pueda por fin reconocerme.

8 comentarios:

  1. Cada vez que te visito, tengo una cita con mi alma. Y en cada entrega, un vagido, un nuevo peldaño en la escala de suma abstracta. Con cada mirada a tus letras, el reflejo es menos mío, porque nunca lo fue.

    ResponderEliminar
  2. Un perfecto y delicado poema que ahonda en las palabras hechas verso.

    Me ha gustado mucho.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. El contraluz de la ventana de la ermita es capaz de iluminar la vida, por mucha penumbra que exista a nuestro alrededor. El poema es muy bueno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Eli, Emilio, Fernando:

    Gracias por vuestra mirada atenta y generosa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Eterna búsqueda, que comparto. ¡Ah! conseguir esa maravilla es tan difícil...

    He leído y disfrutado con tus poemas y te confieso que me ha sorprendido esta actividad tuya tan "frenética" jejeje Me alegra que las ruedas de la inspiración se hayan puesto de nuevo en funcionamiento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Luisa. Serán las musas, que han vuelto de vacaciones..., claro que, como van por libres, en cualquier momento vuelven a coger las de Villadiego.

    Gracias por la visita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. El acorde, la luz... despojadas de la vestimenta para reconocerte en ellas. Describes la artesanía. Casi se notan las manos del poeta, manipulando la palabra a lo largo del poema.

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  8. Laura, tus lecturas enriquecen siempre el poema.
    Gracias por estar siempre ahí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar