Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 11 de marzo de 2010

Altitud de miras (variación de "El soberbio")


[Imagen: "La Soberbia. Mesa de los Pecados Capitales" 
Hyeronimus Bosch, El Bosco. 1475-1485. Museo del Prado, Madrid]


Vio en aquel charco el firmamento. Tan claro, que dejaron de interesarle las estrellas.

6 comentarios:

  1. Nos aferramos a lo asequible y olvidamos lo inalcanzable. Es una opinión. Genial micropoema.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. He leído los dos, me quedo con esta segunda versión; mas precisa y concisa.
    Es increíble como la soberbia te eclipsa cualquier grandeza por cercana que ésta esté.

    Buena reflexión.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, Esmeralda. Aunque, bien pensado, tenemos las dos caras. Algunas veces, por querer alcanzar lo imposible, no vemos lo que más cerca está de nosotros: cosa de nuestras propias contradicciones como ser humano. ¡Tan imperfecto!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Paloma, totalmente de acuerdo con los dos conceptos de apuntas: el de esta segunda versión (a mí también me parece más pulida) y ese poder pernicioso de la soberbia para eclipsar lo verdaderamente importante.

    Gracias por la visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. hola yo he leido los dos pero me quedo como dice paloma con esta segunda versión es más bonita y asequible.
    nunca nos damos cuenta de todo lo que tenemos hasta que lo perdemos.

    ResponderEliminar
  6. y me ha encantado este pequeño poema

    ResponderEliminar