Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

lunes, 29 de marzo de 2010

Beatriz Villacañas

[Imagen tomada de la página web de Beatriz Villacañas. 
La autora en la presentación de su libro, "El ángel y la física"]


    El pasado 25 de marzo, dentro de la programación X Ciclo de poesía actual que se celebra desde hace 10 años en la Galería Cerdán, de Talavera de la Reina —Aula de poesía Joaquín Benito de Lucas—, la poeta toledana Beatriz Villacañas ofreció una amplia muestra de su obra poética.

    Tras la presentación que hizo de ella el también poeta, José López Rueda, Beatriz —doctora en filología inglesa por la Universidad Complutense de Madrid, donde es profesora de literatura inglesa e irlandesa, autora de cinco libros de poemas y traductora al castellano de poetas como Shakespeare, Yeats o Seamus Heaney, entre otros— subió al estrado para, tras unas palabras de presentación y agradecimiento, comenzar la lectura con poemas de su primer poemario, Jazz (Esquío, La Coruña, 1991), a los que siguieron otros de Allegra Byron (Editorial Zocodover, Toledo, 1993), El silencio está lleno de nombres (Premio Ciudad de Toledo, Excmo. Ayuntamiento de Toledo 1995), Dublín (Premio Primera Bienal Internacional Eugenio de Nora, Colección Provincia, León, 2001) y El ángel y la física (Huerga y Fierro, Madrid, 2005), su último poemario publicado.

    Los versos de Beatriz Villacañas, de gran hondura lírica, transitan los espacios comunes de la  tradición, de modo que temas como el amor, la muerte o el paso del tiempo son una parte importante de su bagaje poético, asuntos que trata con voz propia y al margen de cualquier concesión. Formalmente, tanto en verso libre como bajo el corsé de las formas clásicas, su palabra surge precisa y fluida para alcanzar una altura digna de la mejor poesía, hecho que quedó constatado a lo largo de los, aproximadamente, tres cuartos de hora de su lectura.

    Puede conocerse más de ella y de su producción en la página web, Beatriz Villacañas (enlazada a este blog desde su puesta en funcionamiento). Se ocupa, así mismo, de la divulgación de la obra de su padre, el poeta toledano Juan Antonio Villacañas, ya fallecido.

    Como muestra de su impecable voz, copio aquí el poema La subida, del libro El ángel y la física:

Subí,
atravesando espacios,
al tiempo más remoto
y llamé a Dios:
“¿Por qué?”
le pregunté.

La respuesta
sigue allí.


Y yo siento otra vez la gravedad del suelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario