Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

sábado, 20 de marzo de 2010

El lujurioso

[Detalle de EL JARDÍN DE LAS DELICIAS, de El Bosco. 
Colecc. Museo del Prado - Madrid]

Toda piel era un mundo por explorar. Y él, un aventurero compulsivo.

8 comentarios:

  1. Muy bien descrito. Y bellamente. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¿Es eso la lujuria??? Aventurarse sin control por la piel accesible?
    Bonita reflexión.
    Abrazos sinceros

    ResponderEliminar
  3. Haces que lo excesivo sea apetecible, me encantó.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Celebro, Milagros, que te guste. Gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Esmeralda, de control, no se dice nada, ¿no?

    Gracias por la visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Esmeralda, lo que hace el sueño. Anoche, cuando contesté a tu comentario, escribí: "Esmeralda, de control, no se dice nada, ¿no?", cuando, en realidad, lo que quería haber dicho es que "nada se dice de que la piel sea . Disculpa el lapsus.

    Nuevo abrazo.

    ResponderEliminar
  7. No lo entiendo: se me ha borrado del comentario anterior la palabra clave: "accesible".

    A ver si con esta puntualización queda solucionado este disparate.

    Otro abrazo más.

    ResponderEliminar