Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 11 de marzo de 2010

El soberbio

[Imagen: "La Soberbia. Mesa de los Pecados Capitales" 
Hyeronimus Bosch, El Bosco. 1475-1485. Museo del Prado, Madrid]

Vio que aquel charco contenía todo el firmamento. Y lo vio tan claro, que dejaron de interesarle las estrellas: tal era su altitud de miras.

5 comentarios:

  1. Pues yo soy de esos, Antonio, de los que miran las estrellas en los charcos, pero no por eso peco de soberbia, porque sé bien que las estrellas están arriba. Pero agradezco al humilde charco que me las recuerde, y es precisamente el charco el que me hace levantar la mirada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Evidentemente, Don Antonio (y el 'Don' no es patrimonio de la mayor edad), todo en esta vida suele tener dos caras, o dos lecturas, o mover a reacciones distintas (incluso, inversas). Estoy de acuerdo contigo en que, desde lo menudo, lo ínfimo, lo humilde, el espíritu puede ascender a lo más alto, pero eso lo hacen los espíritus puros, los que aspiran al Conocimiento (dicho sea con mayúsculas). Están, sin embargo, los otros, para los que lo menudo, lo ínfimo, lo humilde, llega a ser motivo de ofensa... a esos, iba dirigido esta ráfaga.

    Gracias por la visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo había pensado que el aludido era el megalómano Florentino Pérez contemplando algún "charco" que las recientes lluvias han dejado en el Bernabeu. Un grandísimo lío, vamos, todo un Lyon. Dicho sea sin ánimo alguno de "jeringar" y reconociendo que si el azar aciago no hubiera movido un milimetro el poste cuando la primera del Pipita, ahora la realidad, sin duda, sería otra.

    ResponderEliminar
  4. Sin ánimo de 'jeringar' en ambos casos, es el seundo 'jeringazo' que me llega referido a esa 'lluvia de estrellas' que no moja. En fin, sin haber intención alguna en la subida de esta 'ráfaga', no estaría de más dedicársela a algunos, y van bien lo tiros tal como los tiras, pues, poste o no poste, en el global de la eliminatoria, pasó quien debería pasar. Y a seguir esperando, a ver si algunos soberbios se caen ya de la burra...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. quiero decir: "quien debía pasar".

    Nuevo abrazo.

    ResponderEliminar