Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

sábado, 27 de marzo de 2010

Elogio de la danza

[Imagen: La estrella -Degas - 1878]



La danza es como el vuelo. Se diría
que surge de un afán de levedad,
hasta ser levedad y fantasía.

Y, lo mismo que el vuelo, es la verdad
lo que persigue el aire de la danza:
fulgor de perfección y claridad.

Un instante de luz que se afianza
en un tirabuzón o en un revuelo
que trasciende el instante y cielo alcanza.

Si es que la perfección está en el cielo
y no en el gesto firme del impulso
que hace posible la razón del vuelo.

La danza es voluntad que mide el pulso
preciso del compás que la acompaña;
pero también espíritu convulso,

volcán que irrumpe con incruenta saña
y toma cuerpo en cuerpo de danzante
a fuerza de tesón y de magaña.

Porque, al fin, es ardid comunicante
lo que acompasa cuerpos y armonía,
y armoniza el azar, en elegante

cuadro de luz: dichosa tiranía
del arte de la danza, que es capricho
de alguien que suma son y sincronía.

Por eso, en realidad, nada está dicho
mientras manos y pies no digan nada;
movimiento en quietud y sobredicho.

La danza tiene sed de la mirada,
como el cielo del pájaro que asciende
hacia la infinitud transfigurada.

Y así como del vértigo se prende
el pájaro en su vuelo, y por la altura
es un punto de luz donde trasciende,

así también la danza, en la figura,
trasciende el movimiento que la eleva
más allá de su propia dictadura.

La danza es emoción. Y así lo prueba
el preciso latir del movimiento
en el que el tiempo cabe y se renueva.

Y esa emoción, alondra del momento,
es algo más que cuerpo que se agita:
es expresión cabal del pensamiento,

palabra incandescente nunca escrita,
carne, pregunta, voluntad, deseo,
y siempre deshojar la margarita.

Y es un signo de luz en donde leo.

14 comentarios:

  1. Gracias, Antonio, por tan precioso y danzante poema.
    Recuerdo ahora aquello que decía Nietzsche: "Yo sólo podría creer en un dios que supiese bailar".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, Antonio, por tus palabras. No conocía la cita de Nietzsche que, con tu permiso, incluiré delante del poema si alguna vez se llega a publicar "en papel". Me parece perfecta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La danza es el vuelo hacia las músicas interiores, es la comunión del sentimiento con el lenguaje de las alas movidas por los vientos.
    Precioso baile el tuyo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Maravilloso elogio en tercetos encadenados que consiguen un gran ritmo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Muy bello Antonio.Con un perfecto dominio de la rima.Te imaginaba al leerlo con un sombrero y una capa recitando en la plaza del pueblo.Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Vaya derroche estupendo de tercetos encadenados, como si fuese un paso de baile.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Esmeralda. Bella definición de la danza, la tuya. Tomo nota de ella.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Paloma, gracias por tus palabras. Resulta curioso cómo, a veces, los poemas surgen sin saber muy bien por qué. Los dos primeros versos, me vinieron sin pensar en ellos, siquiera. Luego, fue cuestión de tirar del hilo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Qué imaginación, Milagros. No me veo con capa y recitando... ¿será que el poema suena un poco a rancio, dada la forma tan obsoleta?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Emilio, gracias por el elogio. Viniendo de ti, buen manejador de las formas clásicas, cobra especial sentido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Un gozo, disfrutar todo lo que la danza te ha inspirado.

    ResponderEliminar
  12. Luisa, celebro que te haya gustado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. De lo que te he leído, es de lo que más me ha gustado, Antonio.

    El último verso es escandalosamente bello y dirigido.

    Un abrazo,
    Laura

    ResponderEliminar
  14. Gracias, Laura. Sólo espero que alguna que otra cosilla más, de todos los rastros que voy dejando, te haya también gustado.

    (guiño cómplice)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar