Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

domingo, 28 de marzo de 2010

Miguel Hernández (30-10-1910 / 28-03-1942)

 [Imagen: El poeta. Retrato de A. Buero Vallejo]


Llegó con tres heridas,
y se fue con el alma asaetada.
Nos regaló los versos que la vida
le fue dictando hasta la misma nada.

6 comentarios:

  1. Poco a poco se hace justicia con este poeta y entre todos debemos curarle las heridas que se llevó.

    Me gusta tu homenaje al que te me has adelantado por poquito, ya que yo también ke he hecho uno.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. No sé si es justicia, exactamente. La cuestión del Centenario, por unas causas u otras, anda revuelta, y no sé muy bien si, más allá de los que nos interesamos de verdad por la Poesía, Miguel Hernández es un nombre que diga algo (como el de tantos otros, claro). Sólo nos queda seguir leyéndolo, única forma (creo) de curar tanta herida, ya incurable...

    He dejado también unas palabras en tu homenaje al poeta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Como ayer le oí decir a José Luis Ferris en la radio, y también se constata en tantas sitios, la poesía de Miguel Hernández, excesivamente connotada en su dimensión política y tradicional y a veces mirada un poco como por encima del hombro por ciertas tendencias, resiste bien el paso del tiempo, y me parece, además, que algunas partes de su obra se acrecientan. Al margen del Hernández más conocido e inolvidable (el de la «Elegía a Ramón Sijé», por ejemplo, o el del Rayo que no cesa y los romances y canciones), los "juegos" del precoz admirador de Góngora son muy estimulantes y merece la pena volver a leerlos. Bien traído este recuerdo, Antonio.

    ResponderEliminar
  4. Alfredo, coincido también con la opinión de José Luis sobre la poesía de Miguel Hernández. Por lo geneeral, hay demasiada costumbre de clasificar a los artistas (da igual que sean pintores, poetas, novelistas o músicos), olvidando muchas veces que, como cada hombre, éstos son el resultado de experiencias e inquietudes, diría, poliédricas, de modo que nada es tan sencillo ni unidireccional (si se me permite la palabreja). Habrá que volver, como apuntas, a ese Hernández gongorino, que, a la postre, tan Hernández es como los demás que citas y son más conocidos.

    Gracias por la visita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Cuando se hacen comentarios
    Siendo dignos de leer
    Diré que soy partidario
    De Miguel y de su ser.

    Campos en joriol2005
    Gran homenaje le dió
    A su forma de expresar
    Y a color lo pueden ver
    Pasando del blanco y negro
    A su paisano Miguel


    Saludos cordiales de Campos

    ResponderEliminar