Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 29 de abril de 2010

Al alba

 [Imagen: Amanecer en el Tajo a su paso por Talavera de la Reina  ©   A. C. G.]


Levemente, la luz; la transparencia,
la súbita presencia de la aurora:
tímido rosicler, evanescencia
que abarca la mirada soñadora.
Apenas un instante que el sol breza
sobre el cristal del río y su pereza.

Amanece. Y la luz que abraza el río
transforma en claridad el decorado
que la noche ocultó con sol helado
como parte de un viejo desafío.
Y en ese balanceo, la ciudad,
muestra un envés de idéntica verdad.

11 comentarios:

  1. fue noche
    y todavía no es día
    dulce titubeo



    Hermosas estrofas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, ¿amigo? ¿amiga? Deberás disculparme, pues, al mismo tiempo que enviabas tu comentario, andaba yo a vueltas con la segunda estrofa, que no acababa de decir lo que yo pretendía; o intuía, más bien. No sé, en realidad, si el texto gana o pierde, aunque sí se ajusta algo más a esa visión del amanecer que vislumbraba.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Antonio: disipa tus dudas. Esa segunda estrofa, desde luego, para nada desmerece de la anterior. Yo creo que redondea ese poema del amanecer.

    Pdta: Ayer rodeé tu ciudad por la autovía mientras regresaba a la mía desde Madrid y pensé, "aquí vive Antonio".
    Estaría bien que un día nos conociéramos en persona.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Amanece en tus versos suavemente, casi se percibe la luz que inaugura y tímidamente calienta. Precioso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Elías, gracias por tus palabras de afirmación. Mi comentario a Gabiprog se debe a que anoche, ya programado, saltó el poema con una segunda estrofa que, leída esta mañana, no me acababa de convencer (es lo que tiene lanzar a veces textos con demasiada ligereza) y la he corregido (sustituido por completo, más bien). Yo creo que sí, que ahora queda mejor.

    En cuanto a la posibilidad de vernos algún día, para mí sería un verdadero placer. Si te parece, puedes ponerme un correo a esta dirección: adelcamino@ono.com y estamos en contacto para cuando se presente la ocasión.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Paloma. Solo por ese piropo de Amanece en tus versos suavemente vale la pena el haberlo compartido con vosotros.

    Gracias. Un abrazo.

    P.D. Eliminado el comentario anterior debido a errata. Donde dice "ese piropo", decía "es piropo".

    ResponderEliminar
  7. Y en esa tímida transparencia, también despierta tu voz y con ella la palabra, que va diluyéndose en la evanescente claridad.

    Sutil, hermoso el escenario que se despereza y se prepara a vivir de verdad, amparados en la luz del día.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  9. Esmeralda, como siempre, un placer tu visita. Gracias por tan amables palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Preciosas estas liras, Antonio. Me quedo con la primera. Me suena perfecta. Pero puede ser por las agudas de la segunda. No lo sé... No te preocupes. Te cuadran perfectas las dos.

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Laura, aunque, "liras" "liras", no son. Es más, no sé si es una estrofa propiamente identificada, pues la forma, con la que he jugado repetidamente en los últimos tiempos se compone de un cuarteto y un serventesio, rematados ambos por un pareado; el cuarteto y el serventesio pueden ir en primer o segundo lugar, indistintamente. No recuerdo haberlo visto antes, aunque es posible que haya poemas ya escritos así. A mí, me resulta divertido jugar con ellos.

    Gracias por la visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar