Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

lunes, 19 de abril de 2010

Primavera (2)

[Imagen: Primavera  ©   A. C. G.]

Me gusta el color de la primavera.
me dices, feliz, según paseamos:
la mañana azul, el verde, los ramos
de lavanda, el sol, la suave ladera

que se alza feraz desde la ribera
del turbio cristal que repta. Miramos
su cuerpo fluir y nos contagiamos
de esa lentitud que el agua libera.

Se respira paz, cálida armonía;
voz dominical que canta otro día
en el que el amor late cotidiano.

Miro alrededor y el campo florece.
Canta el ruiseñor. Y todo parece
un óleo fugaz que anuncia el verano.

10 comentarios:

  1. Óleo feraz lo que pregonas: paleta de colores vistosos. Bella gama de morados, amarillos, verdes que fluyen. La ribera, por donde transcurre la imagen del paisaje diluido. Y esa paz, la lentitud, el querer quedarse allí, ya mismo. Sí señor, creo que ha llegado la primavera.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Muy lindo soneto primaveral. El olor de lavanda
    es mi favorito en el monte. un abrazo. Disculpa mi tardanza estoy convaleciente de una operación

    ResponderEliminar
  3. Sonoros colores cruzan nuestra vista, derramando primaveras verbales en cada recodo del respiro...

    ResponderEliminar
  4. Esmeralda, el soneto no deja de ser un intento, mitad descriptivo mitad juego, con la primavera al fondo. Efectivamente, ha llegado (la primavera, claro).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Milagros, gracias por la visita. Cuídate. Te deseo una rápida recuperación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Y en ésas andamos, Eli: indagando primaveras verbales, un poco por necesidad, un poco por juego.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado mucho la descripción que haces de la primavera. Realmente has construido un bonito "locus amoenus" en el que casi se puede respirar la fragancia de las plantas a las que aludes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta este soneto, muy bonito y fresco.

    Me gustan sobre todo esas cesuras de la quinta-sexta aguda en todos los versos, para no perder el ritmo. Pura maeztría, maeztro.

    ResponderEliminar
  9. Tisbe, celebro que te haya llegado un poquito de "mi" primavera en estos versos. Gracias por la visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. vocal:

    el soneto, aparte de como descripción, está planteado como "juego", de ahí ese inusual acento en 5ª sílaba, machacón, que puede llevar a preguntarse si un verso endecasílabo con esa acentuación no se convierte automáticamente en dodecasílabo mediante la cesura que apuntas. No sé si el tema da para un debate, pero, seguro, "en otros tiempos" habría opiniones para todos los gustos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar