Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 9 de abril de 2010

Raya



Es probable que a punto de cruzar la raya, iluminados de silencio, advirtamos al fin qué fue lo imprescindible, qué lo vano.




7 comentarios:

  1. ¡Ay! Qué sería de la humanidad sin esos "a punto de cruzar la raya".

    Una raya que parece que delimita lo que se debe, de lo que se desea. Que el corazón palpita como un energúmeno. Que nuestra mente parece meterse en un remolino de pensamientos, como si la vida se nos fuese en esa decisión.

    Pero cuando la traspasas y la decisión es la correcta, te ríes descaradamente de lo casi cobarde que puede llegar a ser uno cuando duda tanto de si pasar o no. Esa sensación de haber librado una gran batalla, la de nuestra propia voluntad.

    Magnífica entrada Antonio.

    Abrazos para este día.

    ResponderEliminar
  2. Entonces seremos sabios, aunque mejor sería aprender a serlo mucho antes de cruzar esa raya.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Y diremos: "Más vale tarde que jamás"...

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Antonio: aquí, en Extremadura, llamamos "raya" a la frontera con Portugal. Cuando la cruzo, menos veces de lo que desearía, me ilumino de silencio, advierto cosas imprescindibles, y me olvido de tantas otras vanas que dejo atrás por unos días.
    Porque las rayas están para cruzarlas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Casi es mejor quedarse a la otra orilla del puente, vislumbrar la raya en lontananza, parar un poco, vaciar alforjas y seguir avanzando provistos del equipaje necesario.
    Bonita reflexión.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. El problema es saber dónde está la raya. Creo que es discontinua. Ése es el tesoro que la vejez posee y la juventud desconoce.
    ¿Y si la verdadera raya continua se haya en la muerte?

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  7. Lola, TriniReina, Elías, Esmeralda, Laura:

    Una vez más, me resulta sorprendente esa propiedad poliédrica de la palabra, por la cual puede llegarse a distintas conclusiones, según la perspectiva desde la que se la observe. Y digo esto porque, a la vista de vuestros comentarios, el significado de "raya" ha variado respecto al significado con que yo concebí el texto, sin que por ello vuestras interpretaciones sean erróneas; por el contrario, creo que mi propia interpretación se enriquece con las vuestras.

    Evidentemente, a lo largo de la vida hay muchas rayas que cruzar, y como bien dice Elías, "están para cruzarlas", pues, de lo contrario, poco avanzaríamos y no nos enriqueceríamos con lo que descrubrimos tras de ellas.

    En este caso, "mi" raya coincide con la que apunta Laura: esa raya continua que, en caso de seguir, no nos es posible dar cuenta de ella (al menos, en este mundo nuestro, tal como lo conocemos.)

    Gracias a todos por vuestras palabras. Un abrazo.

    ResponderEliminar