Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

lunes, 5 de abril de 2010

Visitas placenteras




Atravieso la puerta no cerrada,
pintada de colores o desnuda,
y un poco a la deriva, con cautela,
me adentro en el zaguán. La luz, envuelta
en un halo de sombras, me ilumina
dentro del claroscuro: con sigilo
comienzo a conocer paredes, suelos,
distribución, adornos, mobiliario,
mientras los habitantes de la casa,
ajenos por completo a mi presencia,
entran o salen, aman, se pelean;
a veces se asesinan y es preciso
la intervención tenaz de un policía.
Mal está que lo diga, pero siempre
que se trata de un caso complicado,
también yo suelo intervenir, y apunto
posibles pistas, soluciones nuevas.
Cuando cruzo la casa por completo
y salgo por la puerta de servicio,
he aprendido algo nuevo: siempre ocurre.
Y eso que es nada más literatura.

14 comentarios:

  1. Profundidad, reflexión, movimiento, realidad, volumen. Todo eso y más en estos versos que nos dan los buenos días, después de unas mini vacaciones. Así da gusto comnzar la semana.
    Desde que te descubrí ayer, puse tu blog junto con los que sigo.
    Sin duda encuentré un tesoro literario.
    Un saludo Antonio.

    ResponderEliminar
  2. Una incursión enriquecedora a un vicio imprescindible; la lectura. Ingeniosa manera de exponerlo, me encantó.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Lola, bienvenida a este rincón de verbos y penumbras. Un placer tu visita. La puerta, siempre abierta.

    Gracias por tus palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Tú lo dices, Paloma, "vicio imprescindible". ¿Qué sería de nosotros sin la lectura?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Perdón por las erratas, Antonio y a tod@s, pero las mañanas son estresantes para mí, casi no leo lo que escribo, clickeo y ¡zas!, el daño ya está hecho.
    Mil perdones.

    ResponderEliminar
  6. Lola, de perdones, nada. Por más que leía tu comentario no veía erratas por ningún sitio; al final, he detectado que falta una "e": no observo nada más. O sea, que si hay alguna otra, el que debe pedir perdón, en todo caso, soy yo por poco observador.

    Gracias por la visita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Precisamente preparo un artículo sobre uno de los mejores autores que ha dado la novela negra. Esa que se destila en tus versos y entre la selección fotográfica.

    ResponderEliminar
  8. Como a cada uno de tus interesantes artículos, estaré pendiente del referido a la novela negra, interesante género, con magníficos autores, en el que caben tantas cosas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Antonio:
    Nada más y nada menos.
    Una jornada sin un libro entre las manos, una fecha que no está en calendario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Totoalmente de acuerdo, Jesús.

    Gracias por la visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué bien, Antonio! Me encanta este poema. Juguetón con el lector. Son estimulantes y divertidos de leer. Aunque sé que es mucho más divertido escribirlos.
    Lectura, al fin. Uno de los vicios más íntimos y bellos.

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  12. Literatura para entretener, para evadirse, para hacer soñar, para ser héroe o villano...
    Gracias a los libros podemos con todo eso (y más). Un vicio, una pasión.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  13. Laura, me quedo con tu frase: "La lectura, uno de los 'vicios' más íntimos y bellos." Vale para alguna campaña de invitación a la lectura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Pues sí, Esmeralda: vicio y pasión. La de beneficios que encontramos en ese placer solitario que, sin embargo, nos abre tantas puertas al compartir.

    Un abrazo

    ResponderEliminar