Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

domingo, 16 de mayo de 2010

Barça, enhorabuena.

[Imagen tomada de la edición digital de hoy del diario AS]

    Un año más, a los madridistas se nos queda cara de tontos. La lógica ha seguido su lógico curso y el Barça, tal como realmente se esperaba, no ha fallado. Daba igual lo que hiciese el Madrid en Málaga, los catalanes sabían que dependían de sí mismos y ante su afición, y aunque Guardiola se ha encargado de que no se desatase la euforia antes de tiempo para evitar lo que hubiera sido un absoluto desastre, la verdad es que, aunque el fútbol no es un deporte lógico, lo normal es que sucediese lo que ha sucedido: que el Barça celebra su título a estas horas y el Madrid, un año más, se queda en blanco (y no sólo porque ése sea el color de su indumentaria). Es cierto que en cuanto a puntos y a goles, han hecho una gran temporada. Sin embargo, haber quedado segundos supone, simplemente, que otro lo ha hecho aún mejor. Además, no habría que olvidarse de los grandes fracasos en la Copa del Rey y la Champions League, al haber caído con el ¡Alcorcón! y el Olimpic de Lyon, a la postre semifinalista. Y del hecho, nada desdeñable, de que han perdido los dos partidos con su más directo oponente.
    La gran pregunta que habría que hacerse ahora es si el culpable de ambos naufragios ha sido Pellegrini, como parecen apuntar, aunque no lo digan claramente, la Directiva, y un sector mediático de la prensa madrileña, que sí lo dice. Yo no lo sé; de fútbol sé lo justo. Sí sé que el Madrid, otro año más, montó un equipo a la carrera, al margen casi del entrenador y a costa de millones. Y que le tocó al técnico chileno conjuntar a ese grupo de buenos jugadores —algunos excepcionales— que, sin embargo, buena parte de la temporada parecen haber ido cada uno a lo suyo: de ahí, fracasos como los mencionados. Sin embargo, sin llegar a desarrollar la excelencia de juego del Barcelona, han acabado jugando razonablemente ordenados, con algunos destellos de belleza, y sabiendo cada uno lo que se esperaba de él. Ahora, sin embargo, cuando la labor del entrenador debiera ser la de ajustar definitivamente esas piezas, y las que se incorporasen para reforzar los puestos mejorables, Pellegrini parece que no cuenta para la próxima campaña; que vendrá Mourinho, dicen. Éste, que ahora es casi un dios para la misma prensa para quien lo era Pellegrini el año pasado por estas mismas fechas, vendrá con su nueva filosofía de juego, pedirá nuevos jugadores, se irán otros… habrá que conjuntarlos… y, con suerte, el próximo año se ganará algún título. Mientras tanto, la cantera del Madrid continuará siéndolo de otros equipos, que es donde acaban algunos buenos jugadores que han salido en los últimos años y que, sin embargo, parecen poco para defender el club que les formó desde niños.
    Y vuelta a empezar…
   Mientras tanto, un año más, habrá que decir: Barça, enhorabuena.

8 comentarios:

  1. No entiendo de futbol ni me gusta pero entro a saludarte.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien contado, Antonio, un resumen ecuánime que suscribo. Aunque, ejem, ejem, le añadiría una coletilla de apenas disimulada satisfacción al contemplar que Florentino, con su megalomanía millonetis, tampoco esta vez se ha salido con la suya (aunque hay que reconocer que ha faltado el canto de un duro). Y nada, nada, que traigan al Mourinho-Chulinho, que su "filosofía de juego" ya es bien conocida (si se tercia, racanería al canto y 11 bajo el larguero, ya se vio en el Camp Nuu) y creo que nos vamos a divertir... Felicitaciones a los culés..., pero que pongan a buen recaudo a los salvajes. (Ah, lo de los ultramarinos, bien matizado, pero me parece que mis recuerdos estaban más cerca de la tienda del señor Tomás) Abrazos.

    AJR

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Milagros. Vaya también para ti mi saludo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, Alfredo, yo creo que todo lo que no sea verlo así, matiz más matiz menos, es puro forofismo.

    En cuanto a lo de los Almacenes y la Tienda, también me quedo con la segunda. Para mí, los almacenes tenían, como digo, otros matices, quizá porque en ellos aparece también la imagen de mi abuelo.

    Como verás, seguimos inventariando... No sé si no me estaré pareciendo en el fondo al abuelo Cebolleta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hay que felicitar al Barça porque se lo merece (Y eso que soy merengue, pero deportiva).
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. De eso se trata, Esmeralda: de saber reconocer al mejor. Esto, aunque muchos se empeñen en lo contrario, sólo es un juego.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hay artículos que no hace falta escribir. No sé qué le véis al Barcelona. Aparte de jugar bien al fútbol, ¿qué es lo que ofrece? Nada. Ya podían mirarse en el Real Madrid que sin llegar a jugar al fútbol como el Barcelona sí que puede ofrecer algo a sus seguidores: desilusión.

    ResponderEliminar
  8. Digamos, Enrique, que es otro modo de verlo. ¡Viva la retranca!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar