Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 21 de mayo de 2010

Destino (*)



Me adentro en tu mirada para observar las cosas.
Qué sencillo parece todo cuando tú miras,
o cuando pones nombre a cuanto no lo tiene;
si ordenas laberintos o tejes realidades.
Me adentro en tu mirada y todo se apacigua.
No hay grieta que no cierre si tus manos la tocan;
ni hay dolor que no alivies, ni noche que no ceda
al fulgor de tus ojos o al rumor de tu voz.
Por eso —amiga, amada, amante, compañera—,
no tengo otro destino que crecer a tu lado,
pues contigo el futuro es agua transparente,
y el presente, la fuerza que vence cualquier sombra.





(*) De "Veinticinco poemas en Carmen", libro editado en 1999

6 comentarios:

  1. Qué océano ofrece esa mirada para sumergir los miedos, ahogarlos; para disfrutar de la transparencia de sus olas; para remar a favor del viento. Mirada-sostén, mirada-apoyo, mirada-compañía... !Qué sería de nosotros sin un espejo en que mirarnos, embellecernos, mejorar, subsistir, caminar, avanzar, soñar... etc, etc. etc.
    Besos a Carmen y besos al poeta. Feliz fin de semana a la luz de los ojos limpios.

    ResponderEliminar
  2. Bellísimo Antonio, una delicia que hacemos nuestra.

    Tuve problemas con la barra lateral y he tenido que ir recuperando mis espacios amigos de a uno. Demora la tardanza en visitarte, pero siempre es muy gratificante el leerte. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Esmeralda, gracias por esa mirada generosa hacia mis versos. Aunque ya vaya medio fin de semana consumido, también te deseo un buen descanso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Eli, siento tu problema informático, algo de lo que ninguno estamos a salvo. De vez en cuando, los duendes cibernéticos acaban por liar alguna.

    Como siempre, generosa en tus lecturas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. El amor que se prolonga durante muchos años tiene estas cosas, que solo te baste mirar esos ojos para llenarte la vida.

    Por cierto, los ojos de tu chica son preciosos. Díselo de mi parte.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, vocal, ahí andamos, reinventándolo todos los días, única forma de que las cosas fluyan con la sencillez que la convivencia requiere.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar