Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

sábado, 29 de mayo de 2010

Escribir




La pluma en el papel, esa pelea
donde la luz, a veces, centellea.
La claridad del verso cuando estalla.
Y sospechar que es más lo que se calla. 


14 comentarios:

  1. Leyéndote, una vez más, evocas destellos de mi niñez. Recuerdo que mis amiguitos de primaria, enfrentaban sus lápices de manera peculiar. Le sacaban punta hasta lograr un filo adecuado y con una banda elástica iban girándolos hasta que la banda ya no admitía más vueltas y con la energía acumulada en el intrincado lazo, los soltaban en el suelo, comenzando ambos lápices a saltar desesperadamente, intentando separarse y perdía el que primero de ellos resultase con la punta rota. Algo muy parecido nos sucede al escribír, la Poesía quiebra nuestra mina, con tal de que escríbamos con su sangre y derramemos lo innombrable...

    Un abrazo amigo de la infancia.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan estos poemitas breves que te gastas, y sobre todo esa transición consonante de los dos primeros versos a los siguientes por la doble ele.

    (No vuelvo a decir jamás en la vida de dios lo que no quieres que diga, pero pensarlo lo pienso, eh!)

    ResponderEliminar
  3. Esa pelea por nacer, la luz que estalla en el momento. Como la vida humana, la gestación literaria es un milagro.
    Bonito bonito.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Así es escribir Antonio, un lucha entre el desconcierto y la liberación, un desorden que te acompaña hasta que ve la luz y un poco o mucho lo que se guarda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Que bonita, original y genial comparación. me encantó. un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Maravilloso.

    Reforzado, además, con la oportuna imagen.

    Te felicito, eres un gran poeta

    ResponderEliminar
  7. Antonio clásico... casi quevediano. Los dos primeros versos son para quitarse el sombrero.

    Un beso
    Laura

    ResponderEliminar
  8. Eli, interesante eso que nos cuentas de la pugna entre los dos lápices. Trasladado a la escritura, es muy cierto cuanto apuntas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Tras varios días de "peleas" con la Operadora de turno para que mi línea de internet funcionase correctamente, parece que por fin, esta mañana, ha quedado solucionado el problema. De modo que espero poder contestar a los comentarios pendientes, sin más dilación.

    Dicho esto, vocal, veo que tu criterio hacia mis versos sigue movido por la generosidad, más allá de que no digas lo que a mí no me gusta y que, al parecer, piensas. (guiño cómplice)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Esmeralda, quizá no sea comparable en grado tan extremo con el nacimiento de la vida humana, pero no deja de ser fascinante ver cómo a veces, más allá de nuestro afán, vienen a juntarse las palabras; a veces, con resultados sorprendentes. Y no lo digo por estos cuatro versillos míos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Paloma, de acuerdo con tus palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Milagros, siempre siempre, tan generosa.

    Gracias por tus visitas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Lirio, aunque yo lo dejaría en "buscador en la palabra" más que en "gran poeta". ¿Vale?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Laura, clásico sí; "casi quevediano", lo dudo un poco más.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar