Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 18 de mayo de 2010

Las fiestas de mi pueblo (otra de Gila)

 [Viñeta de Gila]


...Pues anda que en mi Pueblo, hay unas fiestas...
Me cá... que no hay mejores en España.
No se dan altercaos ni zapatiestas

y pa’empezar, Concurso de Cucaña.
Se le coloca en medio de la plaza
un palo enjabonao con mucha maña

y en lo alto, un jamón. Se abre la caza:
los mozos, gateando para arriba,
y abajo, los demás, con mucha raza,

y la navaja abierta. Pues estriba
la cosa en ayudar a quien resbala,
de una manera pulcra y deportiva.

Al sentir el pinchazo hay quien se embala
de tal manera, que el jamón se deja
atrás. Lo que llevamos muy a gala.

Luego, para embrollar más la madeja,
el Concurso de Fuerza, continúa.
Se trata de romper, sin una queja,

y a cabezazos (tal se consensúa)
un pedrusco de media tonelada
que se ha de colocar con una grúa.

Este año (sin duda, una machada)
el Aurelio, de un par de cabezazos,
hizo de aquella piedra granizada.

Sin embargo, después de los abrazos,
el beso de las mises y el porrón,
se nos quedó cadáver en los brazos

del alcalde. Por na, por fanfarrón,
que a cabeza pelá logró la gesta,
sin boina pa' evitar el coscorrón.

Y es que mi pueblo mismo es una fiesta,
pues somos muy amigos de la broma,
aunque haya alguna broma que indigesta.

Si no, que le pregunten a Luis Loma,
para más señas, nuestro boticario,
a quien lo facturamos para Roma

por puerta a puerta desde el dispensario.
Se le ocurrió, me cá, al tío Frascuelo
arrimarle un petardo sanguinario,

que lo dejó esparcío por el suelo.
¡Jopé, qué juerga! Y va la boticaria
diciendo que si tal, que qué mochuelo...

Ya lo dijo mi madre: Candelaria,
si no soporta bromas, que se vaya
del pueblo, que no es la funeraria.

Armamos otra buena a Andrés Minaya
el día que la red de alta traición
pusieron en el pueblo. ¡Vaya tralla!

Le explicamos al pobre tontorrón
que aquellos cables eran pa’ tender
la ropa y lo creyó. ¡Qué inocentón!

¡Colgar un calcetín y echar a arder!
En nada, era ceniza y chamusquina.
Y los demás, qué juerga. Para ver.

¡La broma más bestial y más supina!
¡El rizo de los rizos del desmadre!
¡Sólo faltaba allí la estudiantina!

Me cá, lo que hay que ver — dijo su padre—.
Me habéis dejao sin hijo pero, bueno,
lo que me habré reído, mi compadre.

Y es que el padre, de joven, con veneno
para tratar el mal de la patata
rellenó una morcilla y, muy sereno,

se presentó en el bar y cata… cata…
les dio a probar a tos, y el Aniceto
decía: “Pica un poco.” “¡Que bah! ¡Mata!”

Y, para broma, la que al Anacleto
le gastamos el día de su boda:
tapiamos las ventanas por completo.

¡Y así se le alargó la tornaboda
siete meses! Abría y se acostaba
diciendo, “que es de noche…” Por la poda,

cuando por fin salieron, se palpaba
que iba a nacerles rápido el muchacho!
¡¿Y a Críspulo Bailón?! Al tonto el haba,

que se casó con la hija del Moracho,
le introdujimos en la habitación
una mula, por burro y por borracho.

A la novia, con mucha decisión,
y el buen humor que nos caracteriza,
la pusimos sin más en el pilón.

Cuando salió el Bailón, le dijo Ariza:
“¿Qué tal la noche” “Pssss…” , respondió el mozo,
corrido aún por la caballeriza.

“¿Pero tú no notabas na en el bozo?”
“Sí; la notaba alguna pelusilla…”
(¡Qué atracón de reír! ¡Menudo gozo!)

La explicación de aquello era sencilla:
como no hizo la mili, nuestro amigo
no había pasado aún de la cartilla.

Y así es mi pueblo. Tal como lo digo.

9 comentarios:

  1. Pero qué fama de burros tenemos los de los pueblos... Me gusta el humor de Gila, capaz de sacar sonrisas de los comentarios más absurdos y crueles... Porque en el fondo, lleva verdad en lo que dice.
    Es que el homo ibericus es así, campeón de campeones en todo lo que sea fuerza bruta y expresión del machismo más castizo, sobre todo, cuando hay público alrededor... Porque en petit comité, ya es distinto, ya se le salta la lagrimita y todo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que en tu pueblo (que es el mío) no hay fiestas, sino Ferias (y ahora son). Vuelvo a disfrutar de este genial "gila entercertado" y, al igual que las otras veces que lo he leído, me admiro de lo bien puestos que están y lo oportunos que son los encabalgamientos, un singular dominio del arte mayor añadido al arte del maestro. Es una pena que don Miguel no llegara a conocer estas versiones (o quién sabe si alguna conoció); estoy seguro de que le hubieran encantado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. "Bordao", Antonio, lo has "bordao".
    Y en verso, que tiene tela.
    Ha sido como estar viendo a Gila en la tele contando esa historia otra vez, riéndome a mandíbula batiente.

    Él, Gila, quiero decir, también se estará riendo con tu hermosa ocurrencia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Esmeralda, yo creo que como todo buen humorista, Gila fue un gran observador de la realidad y, de esta forma, pudo reflejar, con el consiguiente grado de exageración, lo que, en un tiempo y un lugar (la España de los años cuarenta/cincuenta), era la juventud de nuestros pueblos, que, como bien dices, eran (y aún siguen siendo) un poco salvajes en manada y menos lobos, uno a uno.

    En cualquier caso, este monólogo, como tantos otros suyos, a mí me ha hecho llorar de risa en más de dos y tres ocasiones. De ahí que en un momento determinado, y por sugerencia de un buen amigo, me diera por homenajearle humildemente con este juego de sus historias en verso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Alfredo. Es lo que tiene la timidez y la pereza... Quizá, si me hubiese animado antes, podría haberle enviado un pequeño ejemplar al maestro, pero... las cosas son como son. La verdad es que, además de pudor, tengo mis dudas respecto a cómo hubiera recibido sus historias manipuladas. Aunque ya no hay sitio para tales disquisiciones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Elías, por tus generosas palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Entre unas cosas y otras me perdía yo la magia de este chisneto que tan bien has engarzado.

    Y es que Gila era mucho Gila... y Antonio es mucho Antonio ¡qué caray!

    ResponderEliminar
  8. Lo dejamos en que Gila es mucho Gila, ¿Vale?
    Lo de rimar es puro juego: mucha práctica y algo de técnica. Pero las historias del pueblo... me caaaa... (guiño cómplice)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. sabéis alguna página más para ver monólogos de GIla?

    ResponderEliminar