Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 25 de mayo de 2010

Respuesta al "soneto raro (y al revés)" con otro soneto raro

 [Serie "Buscando la salida", de Romeral. Técnica: pigmentos sobre lija]


Pero, también, la Poesía es juego.
Juego de adultos que a la vez son niños,
juego de claroscuros y de guiños,
que a veces quema como puro fuego.

Fuego de verbos hecho pentagrama,
música y desazón, birlibirloque
que el amor prende y el dolor inflama.

Y este juego, que alivia como quema
y en donde el corazón encuentra enroque,
se hace pura obsesión y estratagema.

La palabra es su mágico ingrediente
y, al mismo tiempo, su peligro oscuro:
si no puede actuar como conjuro,
queda en vano rumor evanescente.

10 comentarios:

  1. Juegas con los versos del soneto como con las cartas del un solitario, pongo una arriba, otro abajo y las cambio para que al final la de arriba quede en el medio, pero consigues resolver perfectamente el solitario divirtiéndote y divirtiéndonos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Equilibras las palabras con asombrosa habilidad, tu ingenio no tiene límites amigo.

    ResponderEliminar
  3. Si es que los bordas amigo. Es un placer leerlos en alto y ver el ritmo que lleva cada verso.
    El vocabulario, además, es exquisito. Enhorabuena.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho. Qué habilidad tienes. Y sí, la poesía es como un juego pero no todo el mundo sabe jugar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Como si de un puzle, tratas los versos. No me extraña que al final, aparezcan tan hermosa poesia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Generosa, comos siempre, Carmela.

    Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Tisbe, una vez más, muchas gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Esmeralda, al final, pura fachada. Ya quisiera yo que me saliese un soneto de aquellos de Quevedo, Lope, Miguel Hernández, García Lorca o de mi paisano Rafael Morales, por citar algunos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Eli, no es para tanto. Pero muchas gracias por tus elogiosas palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Terly, es que, a falta de verdadera inspiración, a veces es bueno ponerse a jugar con los vocablos. Así, cuando haya algo que decir, que por lo menos uno lo pueda decir con cierta técnica.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar