Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 20 de mayo de 2010

Soneto raro con la sombra de Lope de Vega, o "la cabra tira al monte"





         [A Elías Moro, pues sus Cabras dieron pie al juego]


Leyendo sobre cabras, de repente
me da por escribir este soneto,
sin duda heterodoxo, pizpireto,
caprichoso en la forma, inconsistente,
insustancial, y falso de esqueleto.

Con el quinteto escrito, me aventuro
en la segunda estrofa, levantada
por un cuarteto, como está trazada
sobre los planos de un soneto puro.

Hecho el cuarteto, viene, cual es norma,
el terceto primero, mas varía
el soneto otra vez. Su estricta forma

se remata en modesto pareado,
obviándose el terceto encadenado.

(Con un fresco spambrote hasta podría
la cabra regresar por do solía.)

20 comentarios:

  1. Jajajaja... Dices verdad, construyes un perfecto soneto en la forma. Sabes de rimas,´cómputo silábico, alguna que otra figura literaria...
    Estás jugando y lo haces muy bien. Objetivo cumplido.
    Pero yo echo de menos un poquito de sustancia, el adobo sentimental con que nos deleitas en otras ocasiones.
    Un beso, amigo

    ResponderEliminar
  2. Antonio: un honor esa dedicatoria de este soneto atípico: están los catorce versos, cada estrofa rimada como ha de ser, pero con ese quinteto y pareado experimentando una nueva forma, sin perder de vista el famoso de Lope.

    Un trabajo de orfebre.

    Gracias, Antonio.

    Abrazos.
    Elías

    ResponderEliminar
  3. ¡ Que genial!.Y parece tan expontáneo.¿ cómo lo haces?

    ResponderEliminar
  4. Con un fresco
    spambrote*
    se podría
    que volviera la cabra do solía…


    Spambrote: 1. Bot. y Zool. m. Brote verde que, a diferencia de lo que ocurre con otros en la vida real, prolifera por la red e incluso muestra una clara tendencia a la promiscuidad; es uno de los alimentos favoritos de todo ganado lanar, ovino y aun caprino. // 2. Poét. Añadido que, a modo de bonete, se le puede sobreponer al soneto heteredoxo para que no se le despeine el tupé; estrambote.

    (por seguir el juego...)

    ResponderEliminar
  5. Difícil arte el tuyo.
    Admirada quedo.
    Gracias.
    Alicia

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Tienes razón, Esmeralda. Este poema, de sustancia y adobo... más bien poco: en él ya se advierte. Es, como también matizas tú, el resultado de un juego, un divertimento de los que de vez en cuando me apetecen y que sirven sobre todo para ordenar sílabas, medir distancias, encajar acentos... aparte de un ánimo lúdico que, para mí, ya vale en sí mismo. De todas formas, habrá otros poemas, con su poquito de sal y de manteca, o sea, con más guiso y sustancia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Elías, no sé si trabajo de orfebre; sobre todo, divertido. Fue ver la disposición de las estrofas de tus "cabras" y me pudo el ansia de jugar. La dedicatoria, era obligada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Alfredo, me quedo con ese "spambrote" que tan oportunamente has traído. La 2ª acepción, ya deberían estar estudiándola los Reales Académicos. Habrá que hacérsela seguir a los Marías y Pérez Reverte, empeñados en recuperar palabras a punto de desaparecer. ¿Por qué no, también, de incorporar vocablos tan a propósito?

    Por cierto, ¿No sonaría mejor el spambrote:

    Con un fresco spambrote hasta podría
    la cabra regresar donde solía
    ?

    Siga el juego... (siempre que la cosa laboral lo permita)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. ¡Milagros! Perdona, que te dejaba atrás: de genialidad, yo creo que tiene poco. Es sólo un juego y el hecho de haber escrito mucho endecasílabo facilita la tarea.

    Gracias por tu lectura. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Terly, el arrepentido (guiño cómplice):

    Bienvenido a este rincón con las puertas siempre abiertas.

    Gracias por la lectura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Alicia, no es cuestión de dificultada, sólo es práctica. Y afán de divertirme con las palabras (que dan para todo).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Don Enrique, ¿he hablado yo de improvisar? El poema se llevó su tiempo, pero, eso sí, fue un tiempo bien aprovechado y divertido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola Antonio:
    Tienes toda la razón del mundo. Hice un soneto elogiando el tuyo pero tras publicarlo no me gustó como quedaba y lo eliminé. ¡Qué alcahueta resulta a veces la Red!...
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  15. Bueno, en cualquier caso, reitero mi gratitud por la visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Claro que queda mucho mejor, Antonio, pero por no perder la ilusión retórica del "do", qué tal si:

    Con un fresco spambrote hasta podría
    la cabra regresar por do solía.


    Es que me daba mucha pena ese "varía" solo y a merced de tanta fuerza heterodoxa...

    Abrazos de nuevo.

    ResponderEliminar
  17. Me encantó, tu dominio de la técnica, suave, limpia y natural es admirable. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. También vale, Alfredo. Admitamos el "do" como animal de compañía (guiño cómplice).
    Incorporo el spambrote al juego.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Eli, bienvenida de nuevo. Gracias por tus palabras. Yo creo que, más que técnica, son ganas de jugar con las palabras.

    Un abrazo

    ResponderEliminar