Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 8 de junio de 2010

El país de las maravillas



     A mis ocho años, visitaba el país de las maravillas siempre que estaba en presencia de aquella niña. Se llamaba Alicia.

8 comentarios:

  1. Dulzura sin espejo, ternura de quien advino en mago de Oz. Besos.

    ResponderEliminar
  2. A los ocho años, Alicia estuvo a nuestra vera, mostrando el laberinto de la fantasía, alimentando el alma descubridora y sensible.
    Un beso amigo

    ResponderEliminar
  3. ¡Precoz, amigo, muy precoz!...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Yo todavía, de cuando en cuando, continúo visitándolo.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Eli:

    ...y la memoria, siempre idealizando.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Resulta curioso, Esmeralda, cómo, cuando menos se espera, saltan y nos asaltan los recuerdos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. No es mal país, Noray. La pena es que, a veces, con la edad, perdemos su dirección. Dichoso aquel que puede visitarlo de cuando en cuando.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar