Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 29 de junio de 2010

Encuentro



Llegué para quedarme entre tus brazos
tras larga travesía del desierto.
En ti encontré la luz y el mundo abierto
en el lazo carnal de tus abrazos.

Blanco mi corazón de tus flechazos,
puse mi pecho todo a descubierto.
Y no actué jamás con tanto acierto
ni me sentí completo en más pedazos.

La vida, desde entonces fue más vida;
mi corazón, contigo, más humano;
el mundo, junto a ti, más habitable.

Pues tú pusiste fin a tanta huida,
a tanta desazón y anhelo vano.
Y a tanta soledad ingobernable.

8 comentarios:

  1. Me dejas sin palabras, suspirando.

    Besos Antonio.

    ResponderEliminar
  2. Precioso, lleno de fuerza... Conclusión certera. El encuentro de quien merecemos, cierra las puertas a la huida, asienta nuestras ansias,aplaca nuestros miedos.
    Abrazos cordiales

    ResponderEliminar
  3. No solo es un poema, es un camino.
    Un camino con un bendito horizonte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un buen soneto cargado de sentimiento, es como una necesaria confesión con infinito agradecimiento.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Es importane que su llegada te llene de presencias, las ausencias al final deciden marcharse.
    Abrazos.
    Alicia

    ResponderEliminar
  6. Eli, Esmeralda, Gabrigo, Paloma, Alicia María:

    Una vez más, agradecido por vuestras palabras generosas.

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Bello soneto, Antonio! Me encantan tus sonetos.

    Un beso
    Laura

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Laura. Un placer tu visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar