Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

domingo, 27 de junio de 2010

Haikús

     Recuerdo que hace años —cuando visitaba con asiduidad la página de Poesía.com, donde, como ya he repetido alguna vez, coincidimos más de uno y de dos de los que de cuando en cuando volvemos a encontrarnos— me dio por participar también, aun de manera tangencial, en el foro de haikús, en el que, como en cualquier otro, uno se podía encontrar de todo; de vez en cuando, también con la sorpresa de un perfecto y profundo haikú (o jaikú, como también admite su grafía). No ha sido nunca mi fuerte, y siempre me ha parecido complicada la construcción de uno de estos breves poemas, más aún si en él se prescindía de la inclusión del verbo, como creo que ocurre en el haikú puro (no me atrevo a asegurar esto, sin embargo, ya que, de haberlo hecho, no recuerdo en dónde lo he leído. Admito correcciones e información al respecto).

     Últimamente, espoleado por el bellísimo haikú de Luisa Arellano, en su blog El blues de las encinas o los otros, no menos bellos, de Elías Moro, ambos casi coincidentes en el tiempo, me he animado a retomar la forma, de algún modo, como continuación de las seguidillas escritas para la víspera de San Juan (continuación por lo similar de la estructura final de la seguidilla con el haikú, que no por el tema) y han salido estos tres jaikús que dejo aquí. No cabe duda de que tal forma de hacer poesía es todo un reto que invita a la sutileza, la metáfora y la precisión en el matiz; conceptos, todos ellos, que he procurado tener en cuenta, aunque otra cosa diferente sea el resultado. 


      Carmín 
                      
Frente a tu espejo,  
perfil de luna y fresa:  
sed y deseo.



                  
                   Sonrisa

              
              Conciliadora,
              tu boca: luz amable
              y hospitalaria.



                                                                  
                                                Beso
 
Labio con labio, 
la llama de tu aliento, 
imán de seda.








13 comentarios:

  1. ¡Uf, Antonio! ¡Vaya trío!
    Hermosos y sensuales haikus.
    Dan ganas de besarlos.

    Pdta: Y gracias por la cita.
    Elías

    ResponderEliminar
  2. Sugerentes, como el viento y breves como la vida, haikus a flor de labios.


    Besos nacientes.

    ResponderEliminar
  3. Preciosos, insinuantes, limpios, brillantes, suaves como la seda. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. Hermosos los tres Antonio, sensuales y tentadores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. A tus preciosos haikús:

    Tres chispas rojas,
    lava de tres volcanes
    enfurecidos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Elías, por lo que les toca a estos nueve versos. Me gusta eso de que "dan ganas de besarlos". ¡Menudo piropo!

    La cita, en conciencia, era obligada. Soy yo el agradecido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Eli, tus palabras resumen perfectamente la intención de mis versos. Gracias por estar ahí.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Paloma, muchas gracias por ese enlace, interesantísimo. Ayer lo visité con interés y volveré a ál más veces. Y gracias por tus palabras para con estos jaikús.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Esneralda, "t'has pasao" con tanta palabra elogiosa. ¿Qué puedo decir, sino agradecer tu generosidad?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Carmela, la tentación no está en los versos, sino en la musa que los inspira. Gracias por la visita.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Terly, un honor ese jaikú para la ocasión. Gracias por la lectura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Estoy poniéndome al día, en cuanto pueda vuelvo. :)

    ResponderEliminar