Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 18 de junio de 2010

José Saramago

 [Fotografía tomada de la edición digital de El País de hoy, 18-06-2010]

    ...Creí que estaría allí, no se me ocurrió pensar que pudiera salir. Por ahora aún salgo, me quedan unos ocho meses de poder andar por ahí a mi aire, explicó Fernando Pessoa. Por qué ocho meses, preguntó Ricardo Reis, y Fernando Pessoa aclaró su información, Realmente tanto en general como por término medio, son nueve meses, los mismos que pasamos en la barriga de nuestras madres, creo que es por una cuestión de equilibrio, antes de nacer aún no nos pueden ver, pero todos los días piensan en nosotros, después de morirnos ya no nos pueden ver y cada día que pasa nos van olvidando un poco más, salvo casos excepcionales, nueve meses bastan para el olvido total...

[El año de la muerte de Ricardo Reis 
José Saramago 
Seix Barral - Biblioteca Breve]


     La vigencia de Fernando Pessoa viene a demostrar que para olvidar a escritores como él hacen falta muchos más de nueve meses. Saramago es uno de esos escritores. Su palabra, compromiso ético y ejemplo son valores de peso para guardar su memoria. Descanse en paz.

12 comentarios:

  1. Un gran escritor y un mejor hombre.

    Siempre le recordaré en un programa de Caiga quien caiga. Hicieron una cadena de favores para conseguir un hospital de campaña para un campamento saharahui. Tras intercambio de varios objetos consiguieron una guitarra de Paco de Lucía que le llevaron a Saramago, a cambio le pidieron algo, lo que él creyera que podía dar. Cogió una cuartilla escribió un texto y lo firmó. La firma y el texto manuscrito del premio Nobel de literatura se lo llevaron a Tapies, quien lo valoró tanto que les entregó un cuadro a cambio. El cuadro sirvió para que un Banco hiciera todo lo demás.

    La sencillez con la que recibió el objeto, el humor con el que atendió a los del programa, y el buen ánimo con que se prestó a colaborar en algo tan especial y tan humano me impactaron más aún que sus textos.

    Descansa en paz.

    ResponderEliminar
  2. Saramago reunió suficiente infinito, como para nunca morír del todo. Descanse en paz.

    ResponderEliminar
  3. El ser humano nace con la fecha de caducidad etiquetada. Se nos ha ido el hombre pero queda su obra. Ojalá se aplicasen muchas cosas de las que ha dejado escritas porque el mundo marcharía mucho mejor.

    Descansa en paz, José Saramago. Tú puedes presumir de haber vivido y pasaran muchos nueve meses sin que el olvido te alcance.

    ResponderEliminar
  4. Buen viaje le deseo al gran escritor don José Saramago.
    Recuerdo muy bien su libro de "Todos los nombres", que me evocó mucho al maestro Kafka.
    En fin, todos se van algún día, pero como dice la amiga Luisa: queda su obra.

    Un saludo, Antonio.

    ResponderEliminar
  5. Descanse en la paz merecida. Yo me quedo con Ensayo sobre la ceguera. Me entusiasmó.
    Saramago será eterno pues su obra lo es.

    ResponderEliminar
  6. Recuerdo, vocal, el programa que dices. Yo creo que, en su caso, su postura ética y el contenido de su literatura van de la mano.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Eli, me gusta eso de "reunir infinito". Seguro que Saramago, como tú dices, había reunido el suficiente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Luisa, gracias por dejar aquí y allá tus sentidas palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Antonio, gracias por dejar tu testimonio en este rincón de verbos y penumbras. Con la perdida del escritor portugués, un poco más en sombras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Esmeralda, a mí el libro que dices me gustó muchísimo, pero en algún otro sitio he dicho que de tener que elegir un solo libro, me decidiría por El año de la muerte de Ricardo Reis.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Descanse en paz. Vivirá siempre en sus escritos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Así es, Milagros. En su palabra queda.

    Un abrazo

    ResponderEliminar